Miles de personas se movilizaron ayer martes a una protesta convocada por el Comité de Desarrollo Campesino (Codeca) y la Coordinadora Nacional de Organizaciones Campesinas (CNOC) para mostrar su rechazo hacia el Gobierno de Jimmy Morales.

Los guatemaltecos acusan a Morales de vínculos con la corrupción y de complicidad con la evasión fiscal, por condonar el pago de deudas de 216 empresas y privar con ello al Estado de fondos que podían destinarse a servicios como salud y educación.

Otra exigencia de los convocantes es que acabe de una vez la criminalización de los dirigentes campesinos y defensores de los derechos humanos en este país.

En sus pancartas, los campesinos plasman algunas de las demandas que han realizado, y en ellas se puede leer “Mi Guate, tierra de gente trabajadora y no de ladrones”, “Soy el payaso, presidente Jimmy Morales”, “No más hidroeléctricas privadas” o “Exigimos la nacionalización de la energía”.

Al respecto, el Gobierno de Guatemala a través de su vicepresidente, Jafeth Cabrera, ha hecho un llamado a los campesinos para dialogar, al mismo tiempo que ha expresado desconocer los argumentos de este gremio para pedir la dimisión del mandatario, “es una cosa a la ligera la que están planteando”, indicó Jafeth Cabrera.