Los terroristas entraron vestidos de médicos y dispararon de forma indiscriminada

Al cierre de esta edición, al menos 50 personas habían muerto en Afganistán luego de un ataque terrorista perpetrado por el Estado Islámico (EI) en el hospital militar Sardar Muhammad Dawood Khan de Kabul (capital). Además, 50 personas resultaron heridas en el ataque, informó el portavoz del Ministerio de la Defensa afgano, Daud Waziri a agencias.

Tras un enfrentamiento que se prolongó por seis horas, la policía dio por abatidos a los cuatro terroristas que, disfrazados de médicos, atacaron a pacientes y visitants del centro de salud con capacidad para atender a 400 personas y que se encuentra en una zona diplomática en el centro de Kabul, cercano a la embajada estadounidense y al Ministerio de Salud.

De acuerdo con la reconstrucción policial, un atacante suicida empotró un coche bomba en una de las entradas al recinto para, en el caos subsiguiente, permitir el acceso de sus cómplices al habitualmente vigilado establecimiento. Antes de que las unidades policiales llegaran al lugar, tres terroristas lograron entrar y sembrar el pánico entre sus ocupantes disparando de forma indiscriminada.

En un primer momento, el Ministerio de Defensa afgano culpó del ataque a grupos talibanes, pero pocas horas después el EI, a través de la agencia Amaq (medio de prensa del grupo terrorista) se atribuyó el suceso, mientras que un vocero del grupo talibán manifestó que para el momento de la arremetida su grupo no se encontraba activo en Kabul.

Aunque los talibanes siguen teniendo más peso que el EI en Afganistán, a menudo se distancian de ataques sobre instalaciones sanitarias o en los que se produce un alto número de víctimas civiles.

Este atentado se ha producido justo una semana después de que dos suicidas talibanes causaran 16 muertos y decenas de heridos en un recinto de la policía y otro de los servicios de inteligencia en la capital afgana.