El opositor partido Alianza Republicana Nacionalista (Arena) lidia hoy con fracturas internas, pero mantiene su renuencia a negociar una polémica ley de pensiones presentada por la elite empresarial salvadoreña.

Alberto Romero, jefe del grupo arenareo en la Asamblea Legislativa (Parlamento), amenazó incluso con abandonar una mesa de diálogo fiscal que busca crear consenso para aliviar y revertir los problemas financieros del país.

La formación oligárquica persiste en boicotear las soluciones presentadas por el gobierno del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), en particular las propuestas sobre una insostenible reforma al sistema de pensiones.

Romero aceptó hablar al respecto del asunto en la Comisión de Hacienda y Especial del Presupuesto, de la Asamblea, obsecación atribuida a fines puramente políticos, pues la actual propuesta mantiene e incrementa la deuda del gobierno.

‘Al trabajador le muestran un espejito en el que aparentemente sale ganando, pero en realidad el pensionista tendrán que cotizar una cuota mayor y cobrará menos que ahora’, aseguró Medardo González, secretario general del FMLN.

Arena se negó además a votar para reorientar 120 millones de los 600 millones de dólares en Eurobonos recién colocados en el Mercado Bursátil, en retribución a un desembolso previo para amortiguar la falta de liquidez y evitar el impago.

Mientras el principal partido opositor sabotea la gestión gubernamental, sufre un cisma interno con la renuncia de dirigentes juveniles que exigieron a la plana mayor más transparencia, respeto a los derechos LGBTI y la despenalización del aborto.

La tercera parte de la Juventud Republicana Nacionalista, juramentada hace apenas dos meses, renunció en respuesta a la destitución de su director de comunicaciones, entre denuncias de intolerancia y censura al Consejo Ejecutivo Nacional de Arena.

‘Invitamos a la dirigencia del partido a que la intolerancia sea desechada para que la renovación trascienda del discurso’, expresaron los renunciantes en un comunicado que dejó en evidencia el doble rasero de Arena.

La destitución del líder juvenil agudiza las divisiones internas en Arena, sobre todo en el ámbito legislativo, pues el partido exige obediencia y votos en grupo, y varios diputados reclaman libertad para votar a conciencia. En respuesta, la dirigencia llamó a acatar sus órdenes o atenerse a un reglamento que amenaza con pasar factura a los insubordinados en las elecciones internas para definir las candidaturas de cara a los comicios municipales y legislativos de 2018.

Etiquetas: ; ; ; ;