Rusia espera una definición de la política de Estados Unidos respecto al conflicto en Siria, después del zigzagueo demostrado por la administración del expresidente Barack Obama, señaló hoy la portavoz de la Cancillería, María Zajarova.

Al comentar el posible despliegue de marines en el norte de Siria, sin el consentimiento de Damasco y con el anunciado propósito de combatir al terrorista Estado Islámico, la portavoz señaló que hace ocho años Washington carece de una política única sobre Siria.

Nosotros pudimos ver como las acciones de una dependencia contradecían lo que hacía otra en Estados Unidos, declaró, en referencia al acuerdo pactado en septiembre pasado para buscar el fin de los combates en Siria.

El arreglo fue el resultado de difíciles negociaciones entre el ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, y su similar estadounidense John Kerry, en Ginebra. Unos días después, el Pentágono torpedeó con sus acciones el cumplimiento de esa avenencia. Con el acercamiento de las presidenciales y el aumento de la confrontación en la campaña electoral, en Estados Unidos se vivió una agonía de la estrategia para Siria, comentó la portavoz.

Muchas declaraciones políticas, pero en la práctica se hizo muy poco en suelo sirio para resolver problemas, estimó Zajarova. Solo hubo un momento de atención para difamar contra Rusia, durante la liberación de la ciudad siria de Alepo, declaró.

La administración de Obama dejó tras de sí una lucha política interna en torno al tema sirio que aún se mantiene, opinó la vocera.

Estamos preparados para el diálogo con Estados Unidos sobre Siria y esperamos que la lucha postelectoral no impida definir la política respecto a ese país levantino, declaró.