El presidente boliviano señaló que la afección de garganta no pone en peligro su vida y confirmó que será sometido quirúrgicamente en Cuba

El presidente de Bolivia, Evo Morales, confirmó ayer en la ciudad boliviana de Cochabamba, que su afección de garganta no pone en riesgo su vida y que se trata de un pequeño nódulo que debe ser extirpado quirúrgicamente.

Asimismo, ratificó que se sometería a dicha operación en Cuba en el curso de las siguientes semanas.

“Me mostraron en las pantallas un pequeño nudito, felizmente no es maligno y tienen que extraerme eso”, dijo el presidente boliviano después de inaugurar un encuentro con alcaldes y concejales en Cochabamba.

Morales se refirió nuevamente a su estado de salud después de que una versión, supuestamente extraída de wikileaks y que circula con profusión en redes sociales, afirmara, sin fuentes ni pruebas que la afección de garganta del líder boliviano podría deberse a una enfermedad terminal.

El mandatario aprovechó para agradecer al pueblo boliviano por la preocupación, pero dijo estar mejor y será respetuoso con las recomendaciones y el tratamiento.

Morales ha sido operado dos veces por problemas en su rodilla a causa de su afición por el fútbol, y otra vez en la nariz para efectuarle un correctivo en la fosa.