Un contratista informó que le fue entregada una fuerte suma de dinero

El presidente de Brasil, Michel Temer, tiene un ministro más en problemas por el caso Lava Jato: su nuevo canciller, Aloysio Nunes Ferreira, ha sido denunciado por recibir 500 mil reales brasileños de Odebrecht en 2010, cuando había sido elegido senador.

El informante, Carlos Alberto Paschoal, superintendente de la contratista en San Pablo, dijo que el mismo Nunes Ferreira fue quien pidió el dinero y citó la entrega de este en un hotel de San Pablo.

“El exejecutivo dijo a los fiscales que Aloysio designó a una persona de confianza para llevar las señas y direcciones de entrega del dinero. Según la rendición de cuentas al Tribunal Supremo Electoral, Aloysio recogió 9,2 millones de reales en esas elecciones. Odebrecht no aparece entre los donantes”, develó la periodista Bela Megale.

Hace días, la canciller Delcy Rodríguez dijo, con razón, que Brasil se había convertido en una “vergüenza para el mundo” desde el golpe contra la democracia brasileña y la presidenta Dilma Rousseff, debido a que todo el gobierno de Temer está sumido en la corrupción, publicó el medio de comunicación Brasil 247.

Y es que una de las primeras acciones de Nunes en su nuevo cargo ha sido atacar una vez más al Gobierno Bolivariano. En su primer discurso estrenando su nueva responsabilidad, expresó: “quiero manifestar mi preocupación con la escalada autoritaria en Venezuela” y expresar “la solidaridad de Brasil con quienes luchan por recuperar la democracia en ese país”.

La respuesta inmediata de Venezuela no se hizo esperar en la voz de la ministra Rodríguez, que le recomendó “verse en el espejo de su predecesor, José Serra, quien renunció por corrupción”.

Es casi imposible contar el número de ministros, aliados y colaboradores de Temer denunciados en la trama de corrupción conocida como Lava Jato, lo que confirma la tesis de que la destitución de Rousseff fue el golpe corrupto contra la presidenta honesta.