Nuevo «Maccarthismo», o la paranoia política en los EEUU

Fecha de publicación: 14 03 2017, 14:47

La historia de nuestro embajador en los EEUU Sergey Kislyakom y su revelación de aquellos asuntos en la dirección americana, los cuales «tenían contactos con él», continúa dando vueltas. Hay que recordar que había dimitido ya el Consejero de Seguridad Nacional de los EEUU Michael Flinn – porque «ha indicado que es insuficientemente fructifera la información sobre los encuentros con el embajador ruso».

A propósito, algo más interesante, Flinn se encontró «con el agente extranjero», que cabildea los intereses de Turquía, asi lo declaró ante el Ministerio de Justicia de los EEUU. Los servicios especiales americanos han descubierto simplemente esta situación recientemente.

¿Qué relación hay entre Flinnom, Kislyakom, Turquía y la dimisión? Bien, por lo visto, aquella de «Da lo mismo, los rusos son los culpables». Con esta característica, ahora una serie de «investigadores independientes» buscan quién se había encontrado con Kislyakom, y recientemente con la sospecha de «conducta indigna» ha caído Dzheffa Seshnsa, el fiscal general de los Estados Unidos.

En los encuentros con Kislyakom y «el agente principal ruso» se sospecha que éste último es Donald Tramp. Él, tiene que recordar, sobre las recepciones en la embajada rusa en Washington. La Casa Blanca tuvo oficialmente que desmentir la información sobre las «entabladas negociaciones de pasillos» de Tramp.

El primer suplente de la portavoz de la Casa Blanca, Sara Sanders, el 8 de marzo hizo una declaración en un medio masivo de comunicación, diciendo en concreto que «no recordamos, a quien él (Тramp) podía estrechar la mano en la recepción. Además, no llevamos la responsabilidad para la selección de los invitados.» Lo que afirma en este caso es sobre « el encuentro », tales declaraciones indujeron al error.

Es importante en toda esta historia, por supuesto, la incadescencia de la paranoia. Porque en realidad ahora todos, quien haya estrechado por lo menos la mano o ha saludado al embajador ruso, e incluso haya sido mencionado en cualquier publicación de los medios masivos de comunicación occidentales en algun párrafo con nuestro diplomático, comienzan a ser sospechados automáticamente del trabajo secreto de los rusos.En esta relación la figura de Sergey Kislyaka se halla en general unas escalas demoníacas.

Te mirará asi Kislyak, fruncirá las cejas, y con todo esto ya eres «un agente de KGB». Lo más interesante, los encuentros con los diplomáticos, la participación en las recepciones en las embajadas extranjeras o la comunicación con ellos por las normas del derecho internacional no estan prohibidos.

Esto atañe a nuestra embajada en los EEUU, y a la embajada americana en la Federación Rusa, y bien, esto en general es cierta norma. Los políticos en tales recepciones se comunican en condiciones formales y no oficiales. Y ya hace muchísimo que por esta especie de visitas no había motivos para persecuciones,  dimisiones u otra presión administrativa.

Pero ahora, como vemos, las élites americanas políticas han sacado de los entresuelos la doctrina de Joseph Raymond McCarthy y han decidido ponerla en marcha otra vez.

Debemos recordar que este senador republicano adelantaba la idea simple de «los comunistas han penentrado en todas las capas de la sociedad americana», incluso en el poder, y especialmente en el movimiento sindical. Se puede resolver este problema de forma simplemente y radical: con arrestos.

Ethel y Julius Rosenberg, ambos acusados de haber traicionado a la patria,

La máquina represiva a mediados del siglo pasado en los EEUU ha trabajado bien. Coger a todo el mundo a la más mínima sospecha. La verdad es que los americanos se hartaron muy rápidamente de esta paranoia, y ya en 1957 la política anticomunista fue más de cara al exterior y no tan represiva en el interior.

¡El precursor y mas brillante caso a la par que ejemplar de estas doctrinas paranoicas fue el suicidio del Ex ministro de Defensa de los EEUU, que se arrojó por la ventana con el grito «los Rusos vienen!». Sus palabras «los Rusos vienen. Los rusos vienen. Ellos estan aquí. ¡Vi a los soldados rusos!» Estas palabras se convirtieron en una sátira de la paranoia de la gente.

En general, mirando aun la persona de Sergey Kislyaka, las dimisiones de unos funcionarios americanos y a las sospechas a propósito de otros, comienzas a pensar que «el abuelo ha muerto, y el asunto vive». Antes de las represiones en masas, por supuesto, aun estaba lejos, lo difícil era empezar.

Ahora, tomando en consideración el desarrollo tecnológico de la información, y aquel simple hecho de que el mundo se hacía «menos», en el sentido de la rapidez y la accesibilidad de las comunicaciones a diferentes niveles, «por mantener una comunicación con los rusos» era posible despedir a cualquiera.

Hace un par de días atrás voluntarios para el 8 de marzo distribuían en Nueva York flores y felicitaban a las americanas «por la fiesta de Rusia». ¿Y si no son estas flores «la amenaza rusa informativa»? ¿Y si no traicionan así a los ideales de la democracia occidental?

A propósito, si recordamos las marchas recientes de las feministas contra Tramp, todavía no se considera una traicion. Las flores y el 8 marzo en Rusia es una historia sobre la feminidad, y no sobre el feminismo. En general, aquí podemos reconducir toda la ideologia en base a: porqué usted toma la florecilla que te da un ruso, ellos son nuestros enemigos.

Pero Dios está con ellos, con las mujeres. Pero aquí encontramos, por ejemplo, al opositor norteamericano al gobierno de los EEUU, el director Oliver Stone. ¿También por «traición a la Patria» hay que sentarlo, despedirlo y hacerle un bloqueo total?

Además el adjunto de Peter Kuznikom ha escrito «La historia no contada de los EEUU», donde los Estados Unidos es el monstruo insaciable preparando asesinatos de masas para obtener beneficios comerciales. Él también rodó «Ucrania en el fuego». Y en esta película los poderes actuales de Kiev y los activistas del Maidan son mostrados no de la mejor manera.

A saber estos poderes y estos activistas hasta hace poco tiempo eran apoyados de forma incondicional por Washington. En general, en cierto modo también es sospechoso como fielmente atañe a Rusia en lo referente a la persona.

Es importante comprender que esto es «la caza a las brujas rusas», una historia más sobre Rusia, nuestros diplomáticos en general y Kislyaka en particular, acerca del sistema americano político y la sociedad americana.

El sistema político trata de encontrar «un enemigo externo» pero en el territorio norteamericano. Es decir, la sociedad de los EEUU recibe mediante influencias el modelo de pensamiento paranoico. Para la sociedad y el sistema esto es muy horrendo.

Miren la misma Ucrania, ellos estan allí desde 2014, ellos son «титушек» los cuales se conforman en grupos organizados por el mismo gobierno disolviendo concentraciones y/o manifestaciones, organizando provocaciones, atacando a periodistas y lideres opositores. Lo componen militares, policias, criminales e incluso deportistas. El término se debe al apellido del deportista de la ciudad de Bila Tserkva, Vadym Titushko, que el 18 de mayo de 2013 formando parte de estos destacamentos, atacó en Kiev a los periodistas Olga Snisarchuk y Vladislav Sodel. El ataque se produjo durante una de las manifestaciones de la oposición, mientras la policía observaba y no reaccionaba al ataque. Además combaten a «los agentes del FSB“  y contra Rusia en el Donbass. Qué bien vivir en tal situación de crisis nerviosa y miedo, ¿qué pensáis? Todo sumado a los ya conocidos problemas interiores políticos y económicos.

Acorde a EEUU, ellos tienen ya experiencia en la búsqueda de los espías rusos. Todo ha acabo rápidamente y no ha sido nada agradable. Recordar que el mismo McCarthy murio de hepatitis provocada por el alcoholismo crónico, a la edad de 48 años, en 1954.

Ante todo esto él fue sometido a la crítica humillante de los medios masivos de comunicación, también le fue aplicada la reprensión oficial por parte del senado de los EEUU. En general, no fue el final más agradable de la carrera política y de la vida.

Fuente

 

Tags: ; ; ; ;



24281-1', 'auto'); ga('send', 'pageview');