El candidato derechista a las elecciones presidenciales francesas François Fillon fue acusado formalmente por delitos de apropiación indebida de fondos gubernamentales y desvío de fondos públicos.

Los cargos están relacionados con actividades de las que se benefició su esposa Penélope, quien fungió como asistente parlamentaria con unos empleos ficticios por los que llegó a percibir hasta 500 mil euros.

Asimismo, los jueces instructores cuentan con pruebas y testimonios de los dos hijos del exprimer ministro sobre el dinero que estos le abonaron a su padre.

En marzo, Fillon anunció que continuaría en la carrera presidencial, a pesar de estar formalmente acusado, lo que provocó la renuncia de su asesor de campaña Bruno Le Maire.

El candidato conservador niega todas las acusaciones. Si Fillon pierde en las primarias, su oponente del partido socioliberal Emmanuel Macron disputaría la segunda vuelta con la líder del partido de extrema derecha Frente Nacional, Marine Le Pen.