«El futuro de Gran Bretaña se ve hoy de otra manera. El futuro de Escocia debe depende de la elección del pueblo escocés», — ha anotado el primer ministro del país.

El referéndum sobre la independencia de Escocia se llevará a cabo despues de ser conocidas las cláusulas del acuerdo para la salida de Gran Bretaña de la CE. Esto ha declarado la primer ministro de Escocia Nicola Sturgeon.

«Después de conocer claramente las condiciones Brexit, existirá una posibilidad de cambiar el curso, el pueblo de Escocia tendrá la posibilidad de elegir. El referéndum sobre la independencia se realizará», — ha dicho.

Ha informado también que esta cuestión del referéndum se decidirá en el parlamento de Escocia la semana siguiente.

«La semana siguiente nos dirigiremos al parlamento escocés para consensuar la pregunta, en la cual el pueblo escocés tiene derecho para determinar el futuro», — ha dicho el ministro.

La semana siguiente el martes 21 de marzo, el parlamento escocés discutirá la realización del segundo referéndum y el miércoles 22 de marzo, llevará esta pregunta a votación.

«Si la mayoría del parlamento apoya la proposición, la primer ministro Theresa May debe tener en consideración este momento para un legítimo referéndum, el cual permita a los escoceses hacer una deliberada elección», — ha añadido.

La semana siguiente el martes 21 de marzo, el parlamento escocés discutirá la realización del segundo referéndum y el miércoles 22 de marzo, llevará esta pregunta a votación.

Conforme a la sección 30 del Acta sobre Escocia de 1998, el gobierno de Gran Bretaña tiene derecho de dar a la región la posibilidad de efectuar el referéndum sobre la independencia. Es necesario para esto el consentimiento de tres institutos legislativos: el parlamento de Escocia, las Cámaras Inferiores y Superiores del Parlamento del Reino Unido.

En teoría, el gobierno británico, que está formado por los miembros del Partido conservador, puede renunciar tal derecho a los escoceses directamente, sin haber permitido la discusión de esta pregunta en el parlamento, aprovechado que en la Cámara de los Comunes poseen la mayoría.

Pero en la práctica los conservadores no tomarán estos derroteros, comprendiendo que la renuncia supondría un riesgo político mayor al convertirse en un balón de oxígeno para alentar a los nacionalistas escoceses los cuales comenzarán a acusar a Londres del pisoteo de los derechos por la autonomía.

El primer ministro de Escocia y el líder del Partido Nacional Escocés, Nicola Sturgeon, declaró el lunes que un nuevo referéndum sobre la independencia de la región debe ser realizado entre el otoño de 2018 y la primavera de 2019.

Fuente

 

Etiquetas: ; ; ; ;