El presidente de Bulgaria ha acusado a Ankara de la intervención «absolutamente inadmisible» en las elecciones al parlamento de la república. Sofia ha llamado al embajador de Turquía y ha expulsado del país a algunos ciudadanos turcos.

El presidente de Bulgaria Rumen Radev ha comentado que la intervención de Turquía en el proceso electoral es «absolutamente inadmisible». «Bulgaria es un Estado soberano, miembro de la CE, y nadie tiene derecho a violar nuestras leyes, las normas del derecho internacional y las reglas de la Unión Europea», — ha declarado el jefe de Estado el 17 de marzo en directo a la televisión búlgara nacional.

La semana pasada el Ministerio de Asuntos Exteriores de Bulgaria informó sobre la revocación temporal del embajador de Turquía, Nadezhda Neynski, ante la realización de las elecciones. La decisión tomada fue concluida después de reiteradas tentativas, según la afirmación de Sofia, por la parte turca de influir en los resultados de las próximas elecciones en Bulgaria por medio de la agitación del partido proturco «Demócratas por la responsabilidad, libertad y la tolerancia». En relación a esto, a principios de año, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Bulgaria hizo llegar a Ankara, por mediación del embajador, que no interfiriera más Turquía en los procesos búlgaros.

Los poderes búlgaros prestaron atención a las declaraciones del ministro de Trabajo y Seguridad Social de Turquía, Mehmeta Myuezzinoglu, en apoyo al partido proturco, y el día de la revocación por parte de Sofia el diplomático se hizo conocido al estar detrás de la agitación ante los emigrantes búlgaros. Según los mensajes emitidos por los medios de comunicación, el funcionario ha llamado a los electores búlgaros a votar a los proturcos para ser la fuerza principal en Bulgaría y conseguir el estatus oficial para los turcos.

Como ha informado Rumen Radev, la situación dada se discutía en su encuentro reciente con los embajadores de Austria, Alemania, Países Bajos y Francia. El presidente búlgaro ha declarado a los diplomáticos de los países de la CE que «la escalada de tensión entre la Unión Europea y Turquía se refleja más agudamente en Bulgaria». Además él ha subrayado que la solidaridad debe ser el principio principal para el mantenimiento de la seguridad de los países miembros en la CE, y ha recordado que la frontera bulgaro-turca sirve como frontera hacia exterior de la Unión Europea.

Comentando las declaraciones de los miembros oficiales turcos, Rumen Radev, ha subrayado que «los musulmanes son la parte integrante de la sociedad búlgara». «Ellos son nuestros compatriotas, y ante esto, en todos los institutos, partidos y en toda la sociedad hay una tarea de protegerlos y emprender esfuerzos para su integración completa», — ha declarado el Presidente de Bulgaria.

Un poco antes del 17 de marzo el Primer Ministro del gobierno técnico de Bulgaria, Ognyan Gerdzhikov, ha informado que la dirección del país ha emprendido medidas contra la intervención de Turquía en el proceso electoral. Más tarde las explicaciones al completo fueron dadas por el Ministro de Defensa Stefan Yanev. Ante la pregunta de los periodistas, si hay un peligro real de que Turquía pueda influir en las elecciones de Bulgaria, el Primer Ministro ha respondido:« ¿Qué significa existir el peligro? Tuvieron lugar algunas tentativas, las cuales no nos gustan, pero esta cuestión se resolverá. Han sido tomadas ya las medidas ».

Recordemos que el mismo día el Ministerio del Interior de Bulgaria informó sobre la privación del derecho a residencia durante cinco años y la expulsión del país de tres ciudadanos ya que realizaron acciones que violan la Constitución de Bulgaria. Según la información «de la radio Búlgara nacional», la sanción fue realizada debido a las sospechas de tentativa de exaltacion de los sentimientos antibúlgaros en cuyas regiones hay mezclas de diferentes ciudadanos. El fiscal principal de Bulgaria, Sotir Tsatsarov, ha declarado que no excluye la prohibición de la entrada para otros ciudadanos turcos, si la situación «se desarrolla en la misma dirección».

Existe ausencia de información más detallada acerca de la revocación del embajador de Turquía, y también del contenido de las negociaciones de Rumena Radeva con los embajadores de Austria, Alemania, Países Bajos y Francialos. Por ahora Bulgaria se abstiene de solucionar el problema por si sola y prefiere contar con los socios de la CE sin olvidar que se puede dar un aumento de las tensiones con Turquía.

La semana pasada, el Primer Ministro de Bulgaria ha declarado que la situación no debe llevarse hasta el punto de tomar medidas extremas, tales como la ruptura de las relaciones diplomáticas. Mientras tanto el periódico «Sega» con referencia a la fuente diplomática ha informado que debe examinar la revocación del embajador, quizás ésta sea la preparación de la parte búlgara para pasar a otras acciones.

Recordemos, las elecciones anticipadas al Parlamento fueron fijadas para el 26 de marzo. La necesidad de realizarlas surgió después de que el gobierno de Bulgaria, bajo la dirección de Borisov, dimitió por la victoria en las elecciones presidenciales de noviembre de 2016 del candidato de la oposición, Rumena Radeva. El presidente Rosen Plevneliev entregó en tres ocasiones a los miembros del Parlamento el mandato a la nueva formación del gobierno, sin embargo el nuevo gabinete no estaba constituido. Rumen Radev después de la entrada en el puesto ha fijado un gobierno técnico y ha declarado  elecciones extraordinarias en el Parlamento.

Fuente

Etiquetas: ; ; ;