El Primer ministro de Eslovaquia Roberto Fitso ha exigido de la Unión Europea el levantamiento de las sanciones antirusas. El político ha anotado que las restricciones introducidas no han traído ningún resultado. Según sus palabras, Rusia hoy no es el problema. «Nuestro problema principal es lo que pasará en la CE», — ha explicado él.

Algunos políticos eslovacos, ha comentado Fitso, sustituyen la decisión en torno a los problemas actuales de política exterior por la discusión de unas cuestiones menos significativas. Además el presidente de Eslovaquia Andrei Kiska critica tal posición de los gobiernos con las sanciones antirusas, que dudan de esta oportunidad, que goza la CE para anularlas.

Fitso ha subrayado especialmente que la política exterior de Eslovaquia se basa sobre dos pilares: la pertenencia de la república a la Unión Europea y la OTAN. Además, «a nosotros nos surge a veces la necesidad de luchar en Bruselas por los intereses nacionales», — ha anotado el jefe del gobierno.

A estos intereses él ha llevado en particular la anulación de las sanciones antirusas y la crítica de la realización de los planes de construcción del gasoducto «Flujo Norte – 2». El proyecto es capaz de dañar la economía eslovaca, habiendo privado de considerables ingresos por el tránsito del gas.

Fuente