Corea del Norte ve una similitud de postura entre la Administración de Trump y la de Obama hacia las relaciones con Pyongyang.

Así ha informado la agencia estatal de Corea del Norte KCNA, citando a un portavoz del Ministerio de Exteriores de Corea del Norte, según quien, las afirmaciones del secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, en su reciente viaje a China, marcó la postura anti-Pyongyang del nuevo presidente Donald Trump.

“Tillerson, durante su reciente giro (a China) admitió el fracaso de los intentos de EE.UU. para desnuclearizar Corea del Norte por unos 20 años y el fin de la política de la ‘paciencia estratégica’ de (Barack) Obama (…) Tilleron está repitiendo lo que Obama promocionaba”, dijo el vocero de la Cancillería norcoreana, según recogió el miércoles la agencia estadounidense de noticias AP.

Tillerson, durante su reciente giro (a China) admitió el fracaso de los intentos de EE.UU. para desnuclearizar Corea del Norte por unos 20 años y el fin de la política de la ‘paciencia estratégica’ de Obama (…) Tilleron está repitiendo lo que Obama promocionaba”, según el vocero de la Cancillería norcoreana.

Después de que Trump fuera elegido en las elecciones del pasado noviembre, los medios estatales norcoreanos —que hasta el momento vilipendiaban a Obama en los términos más enérgicos— tomaron una postura más suave hacia la Administración del nuevo jefe de la Casa Blanca, la cual, sin embargo está cambiando.

Esto no sorprende teniendo en cuenta que las últimas declaraciones de Trump así como las de Tillerson contra Corea del Norte se produjeron en la misma línea de la política de Obama que consideraba al país asiático como una gran amenaza.

Al contrario de lo que Trump alegaba durante su campaña electoral, esto parece haber agravado las tensiones entre ambas partes, ya que, ha provocado la ira de Corea del Norte, hasta el punto que Pyongyang ha seguido amenazando a su contraparte con acciones militares.

Durante su campaña electoral, Trump afirmó estar dispuesto a hablar con el Líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, si bien los recientes ensayos misilístico y en concreto el último test del motor de cohete por parte de Pyongyang, hizo que el presidente reaccionara, diciendo: “Se está portando muy, muy mal”.