La quinta ronda de negociaciones entre el Gobierno y opositores sirios comenzó ayer en Ginebra, señaló el enviado especial de la ONU y mediador en las pláticas, Staffan de Mistura.

En un breve comunicado, de Mistura se mostró complacido de que las partes llegaran a tiempo a la ciudad suiza para la instalación de una nueva fase de conversaciones, después de la celebrada entre finales de febrero y principios de este mes, que permitió fijar la agenda para avanzar en el proceso político.

Según el enviado especial para Siria, su segundo en la oficina, Ramzy E. Ramzy, se encargó ayer de las consultas preliminares con las delegaciones.

De Mistura se encuentra en Turquía para abordar la salida del conflicto en el país levantino, después de que ayer visitara Rusia y dialogara con el canciller anfitrión, Sergey Lavrov.

Moscú y Ankara son garantes de un alto el fuego vigente en Siria desde diciembre pasado, cese de hostilidades que la ONU considera clave para el éxito de las negociaciones de paz dirigidas a detener una crisis que estalló en marzo de 2011, como resultado del cambio de régimen que Occidente y sus aliados regionales intentan imponer a Damasco.

Se espera que hoy de Mistura se reúna con los representantes del Gobierno y de la oposición, en un proceso que se realiza bajo el formato de las pláticas indirectas, porque las partes no se encuentran cara a cara, sino que lo hacen por separado con el mediador, quien busca los puntos de consenso.