Cerca de 600 soldados estonios que realizan el servicio militar obligatorio serán mudados de los cuarteles para liberar el lugar ante la llegada de los militares de la OTAN, informa la teleradiodifusión nacional de Estonia.

Debido a la llegada del contingente militar de la OTAN a Estonia, los militares serán obligados a trasladarse con tiendas de campaña al polígono Lyasna. En cada carpa entrarán unas 20 personas, habrá unas camas de campo y acceso a la electricidad. «La condiciones serán mejores que en situaciones normales», — ha declarado el jefe del Estado Mayor de la 1ª brigada de infantería, Mati Tikerpuu.

En el territorio militar de Tapa se encuentran presente tres cuarteles para la instalación de los soldados estonios, así como los militares del contingente de la alianza Noratlántica, ha explicado el dirigente de los proyectos del Centro de inversiones de defensa, Mart Salusaar. Se comunica que el presupuesto destinado a la construcción de la base militar en Tapa alcanza 38 millones de euro.

La decisión de instalar en Estonia, Letonia, Lituania y Polonia los batallones multinacionales en base a la rotativa fue aceptada en 2016 en la cumbre de la OTAN, ésta fue celebrada en Varsovia a petición de estos países. La base del contingente del batallón instalado en Estonia, en la ciudad de Tapa,la  compondrá los militares británicos. Las subdivisiones avanzadas del batallón llegaron a Estonia a mediados de marzo, y para mediados de abril se espera completar ésta.

Fuente