Francia vive hoy un aumento de tensiones luego de que el candidato electoral François Fillon acusara directamente al presidente François Hollande de orquestar un complot en su contra, lo que motivó la reacción inmediata del mandatario socialista.

En una entrevista televisiva, Fillon aseveró que Hollande está detrás de las revelaciones periodísticas que actualmente afectan su campaña electoral.

Así se refirió a las informaciones publicadas en medios de comunicación sobre los empleos proporcionados por el político conservador a su esposa y dos hijos, por lo cual la Fiscalía financiera lo imputó bajo cargos de desvío de fondos públicos y abusos de bienes sociales.

Al referirse al hecho, Fillon afirmó que ‘voy a acusar al presidente de la República’, y mencionó un libro en el que presuntamente aparecen datos sobre el supuesto complot impulsado por Hollande.

‘Si lo que aparece es cierto, creo que en la historia reciente de la V República, un jefe de Estado nunca fue tan lejos en la ilegalidad’, sostuvo.

Desde que salieron a la luz las revelaciones, el candidato derechista ha usado en reiteradas ocasiones el recurso de presentarse como víctima de un complot, pero ahora por primera vez lanza una acusación directa contra el presidente.

El hecho motivó una reacción inmediata del Palacio del Elíseo, que publicó un comunicado en el cual Hollande ‘condenó con la mayor firmeza las alegaciones falsas de François Fillon’.

De acuerdo con el texto, ‘el ejecutivo jamás intervino en un procedimiento judicial’ y ‘sobre el caso particular de Fillon (…) el presidente de la República solo se informó mediante la prensa’.

Las revelaciones sobre los empleos familiares y la posterior imputación judicial tienen un impacto notable en la candidatura del político derechista, quien pasó de ser al favorito para ganar las elecciones a ocupar el tercer puesto en la intención de votos, según las encuestas.