La situación que se ha formado en Ucrania, obliga a las fuerzas «extrañas» y muy poderosas a recurrir a medidas extremas.

A principios de año, habiendo violado la ley, han acordado bloquear el Donbass, después de que ellos mismo se han nombrado «garantes de la Constitución», y a su vez violando los acuerdos de Minsk; luego por irresposabilidad de los empleados del ejército ha explosionado el arsenal militar en la región de Kharkov. Esto ha provocado en Occidente la toma de medidas para la seguridad ecológica.

Según información de la fuente anónima «el Frente Del sur», que se encuentra integrado en las estructuras de seguridad del Estado ucraniano, temiendo posibles provocaciones en las centrales nucleares de Ucrania, el bloque político militar de la OTAN se prepara para la toma del control y la posterior defensa de todas éstas.

Semejantes operaciones no se habían llevado a cabo antes. Además, esta estratégia ya fue barajada mucho antes de que ocurriera tales desbarajustes. En abril de 2014 los representantes de la alianza noratlántica llegaban a Ucrania para asesorar a dirigentes locales ante una posible amenaza a las centrales nucleares e incluso a la integridad territorial.

A su vez, nuestra fuente afirma que bajo el pretexto de apoyo consultivo, los especialistas occidentales recogían datos que en caso de amenaza menor de un ataque en las centrales nucleares, rápidamente podrían tomarlas bajo control, puesto que cualquier ataque en esta región pueden conllevar consecuencias muy tristes no sólo para Ucrania, sino también para el mundo en su totalidad.

Conforme a los datos que hay, este modus operandi ya se está aplicando en la central nuclear Ingalinsky, la cual se encuentra en Lituania. Ésta fue cerrada en 2009 conforme a las condiciones de la entrada de este país en la Unión Europea. Se sabe que en el entrenamiento participa las las Tropas terrestres de Letonia, las Fuerzas de operaciones especiales de Lituania y en particular el escuadrón del grupo especial de operaciones de «Aytvaras». Todas tienen experiencia en misiones de paz.

Del entrenamiento ha ocupado el instructor de la famosa subdivisión americana de las Fuerzas de operaciones especiales de la Marina de guerra de los EEUU, «Nutrias de mar». El trabajo va dirigido a evitar sabotajes y tomas de control en las centrales.

Fuente