El Ejército sirio retomó ayer la ciudad de Kawkab, en la provincia central de Hama, a 210 kilómetros al norte de Damasco, confirmaron fuentes militares a Prensa Latina.

“En cooperación con milicias locales de apoyo, esas fuerzas restauraron la paz y seguridad en la localidad, y ampliaron sus operaciones militares en diferentes direcciones en el norte del país”, indicaron los portavoces.

Durante los combates fueron aniquilados, hasta el momento, cuatro tanques y 15 vehículos artillados de los grupos terroristas.

“Asimismo se destruyeron almacenes de municiones y refugios de grupos vinculados a la Junta para la Liberación del Levante, liderada por el otrora Al Nusra”, precisan los reportes.

Además, el Comando General del Ejército sirio anunció que fueron recuperadas todas las posiciones donde se habían infiltrado los terroristas al norte de Damasco.

“Las unidades de asalto del Ejército continúan la persecución de los extremistas, al tiempo que comenzó el desminado de artefactos explosivos colocados por los terroristas en las fábricas textiles y en áreas cercanas”, precisó un comunicado al respecto.

AYUDA HUMANITARIA

Ayer también se supo que más de 30 mil ciudadanos sirios en cuatro provincias comenzaron a recibir asistencia humanitaria de Rusia y las Naciones Unidas.

Representantes del Centro de Coordinación para el Cese del Fuego, en la base rusa de Hemymin, distribuyeron alimentos y otros artículos de primera necesidad en Alepo y zonas de Quneitra, así como por vía aérea en Deir Ezzor.

En estas operaciones colaboran las autoridades provinciales y de la Media Luna Roja Árabe Siria y la Cruz Roja Internacional, y benefician a más de tres mil pobladores, indicaron los reportes.