En Crimea se están llevando a cabo los mayores ejercicios desde el fin de la Unión Soviética. Comandantes militares, entrevistados por el diario Gazeta.ru, opinan que, posiblemente, se trate del ensayo de defensa a una invasión.

El coronel general Andréi Serdiukov, comandante de las Fuerzas Aerotransportadas, declaró el 21 de marzo que es la primera vez que tres destacamentos diferentes de las Fuerzas Aerotransportadas rusas son transferidos a Crimea con todo el equipamiento y la maquinaria en servicio. En total, en las maniobras participan 2.500 efectivos de infantería aerotransportada y cerca de 600 unidades de técnica militar. 

Durante las maniobras, los buques de desembarco de la Flota del Mar Negro cubren la frontera del estado desde el mar, las aeronaves del Ejército, los Su-24, Su-25 y Su-27, garantizan el apoyo desde el aire, informó el canal Zvezda.

Según el libreto de los ejercicios a gran escala, el enemigo potencial realiza una operación marítima de desembarco o una operación marítimo-aérea, considera el ex vice jefe de la Dirección Principal de Operaciones del Estado Mayor, el teniente general Valeri Zaparenko.

«En el primer caso estamos hablando del despliegue de al menos una división de Marina en nuestro territorio, y en el segundo caso a los marines los debe acompañar una división de desembarco aéreo del supuesto enemigo».

Las Fuerzas Armadas de Ucrania no son capaces de llevar a cabo una operación de esta magnitud por los próximos 15-20 años, observa el ex jefe del Estado Mayor de la Armada de Rusia, el almirante Víctor Krávchenko.

Según el experto, los ucranianos apenas disponen de una flota marítima apta para el combate o de recursos necesarios para el desembarco. Georgia tampoco será capaz de realizar un desembarco desde el mar, analiza el almirante. Si se unen todos los buques y embarcaciones de Rumanía y Bulgaria no serán suficientes para desplegar ni siquiera un batallón de marines, continúa Krávchenko.

Sin embargo, el militar opina que las fuerzas aliadas de la OTAN en el sur de Europa tienen las capacidades para llevar a cabo una operación marítima de desembarco en Crimea.

En este caso, el Ejército y la Flota de Turquía jugarían uno de los papeles principales. Cabe mencionar que Ankara no reconoce la legalidad de la reunificación de Crimea con Rusia, recuerda Krávchenko.

Naturalmente, estas ideas son solo suposiciones, destaca el experto.

«Hoy en día, nuestras Fuerzas Armadas necesitan ensayar este tipo de escenarios en su totalidad. Sin prestar atención a las posibles reacciones  internacionales», considera Krávchenko. 

El comandante de las Fuerzas Aerotransportadas de Rusia destaca que la razón principal detrás de los ejercicios en Crimea es el aumento de la amenaza de un ataque terrorista en la península.