A lo largo del tiempo, desde el mismo momento que se da el golpe de Estado en Kiev en febrero de 2014, el régimen ucraniano aspiraba a acercar posiciones con Turquía. Además el objetivo principal de la política exterior de Kiev se basaba en una alineación visible y forma de «apoyo» a todo lo antirruso.

La idea de elegir a Turquía como «el aliado» para la resistencia común frente a Rusia en los límites del sur, se elaboró en Kiev y se ceñía a unos factores

En primer lugar, Turquía es miembro de la OTAN, en su territorio se encuentra la base militar de Indzhirlik usada por los EEUU, por consiguiente, Washington aprobará la interacción antirusa de Kiev y Ankara.

En segundo lugar, habiendo creado en el territorio de la ilegal Crimea (desde el punto de vista de la legislación ucraniana) la agrupación «Medjlis», las autoridades ucranianas han hecho todo lo posible para el desarrollo de los canales para financiar a esta estructura de Turquía. El dinero es destinado oficialmente a la construcción de lugares de culto, los poblados, adaptar las infraestructuras a ello y así sucesivamente se ha ido empleando tales fondos. Sin duda, la cúpula ucraniana durante muchos años ha estado al corriente de lo acontecido, siendo consciente «cerraba ante esto los ojos», esperando que los medjlis y sus extremistas asustarán a la mayoría rusa de la península y bajen el grado de la actividad político-social.

La reunificación de Crimea con Rusia ha llevado a la fuga desde la península hacia Ucrania a algunos miles de activistas de «Hizb-ut-Tahrir» * y los medjlis, que la mayor parte se ha concentrado en la frontera con la República de Crimea, concretamente en la región de Kherson. Los acontecimientos, que han seguido a esto, mostraban de un modo evidente el deseo del régimen ucraniano de convertir Kherson en un lugar para concentrar a todos los radicales islámicos y prepararlos para realizar constantes provocaciones contra Crimea. El guión americano «del caos dirigido» asignaba a Kherson uno de los papeles claves en el territorio, pues allí se organizaría la actividad antirusa. Al ejecutor del guión, ni más ni menos que el régimen euro atlántico de marionetas en Kiev, no le preocupaba el destino de los habitantes de la región, además, de la boca de los nacionalistas ucranianos sonaba constantemente las afirmaciones de realizar otra zona ATO pues allí residen bastantes prorrusos.

La crisis en las relaciones ruso-turcas, la cual comenzó en noviembre de 2015 cuando fue derribado un avión SU-24 por Turquía, dio confianza a Poroshenko de que las relaciones entre Moscú y Ankara no se volverían a dar más. En relación a esto, Poroshenko ha escogido la táctica de atraer a la parte turca en calidad de socio, y así realizar todo tipo de actividad que genere problemas de todo tipo a Rusia.

Para enmascarar el objetivo principal de tal cooperación, en Kiev se hablaba cuidadosamente sobre la economía, aunque los éxitos sobre este campo no han sido alcanzado.

Como gran logro en la prensa ucraniana fue presentado el inicio de los vuelos de la compañía aérea turca desde el aeropuerto de Kherson, todo en vista a que éstos no podían volar a Simferopol debido a las sanciones por parte de los EE.UU. y la Unión Europea. Además, el experto ucraniano ha estimado el acuerdo entre el jefe del Ministerio de Asuntos Exteriores de Ucrania, Pavel Klimkim, y el jefe el Ministerio de Asuntos Exteriores de Turquía, M.Chavushoglu, sobre los viajes mutuos de los ciudadanos de ambas partes como «la novedad donde Turquía, como el socio importante de Ucrania, agiliza el procedimiento del viaje, y puede ser percibido como el bálsamo para los ucranianos que están desengañados por la política de la UE». El experto mismo reconoce que en «Turquía ahora la situación es bastante inquieta», pero espera además que la simplificación de la normativa para la entrada llevará al aumento del número de turistas ucranianos y el crecimiento de la economía turca.

Sobre el crecimiento de la economía ucraniana no se comenta nada, puesto que un masivo número de turistas ucranianos viajan a los balnearios turcos, debemos tomar en consideración el valor de la grivna la cual se devalúa impetuosamente. También existe un descenso general en los ingresos de los habitantes ucranianos. El mensaje general del experto es que Ucrania ha mostrado en este aspecto frente a Turquía todo un anticipo. Todo han sido anticipos. ¿Por qué la dirección ucraniana los distribuye?

El momento del comienzo de la normalización de las relaciones bilaterales ruso-turcas durante el verano de 2016 tomó a Poroshenko por sorpresa. Él ha tratado por todos los medios de recibir el apoyo de la posición antirrusa por parte de la dirección turca. Durante la conferencia telefónica que tuvo lugar el 20 de agosto de 2016, R. Erdogan ha asegurado al presidente ucraniano «la invariabilidad de la posición de Turquía por el apoyo de la integridad territorial de Ucrania».

Dando por válido, en la administración de Poroshenko han tenido prisa en añadir a las palabras del presidente turco que «la República Turca no reconoce la ocupación de Crimea y continúa de todas maneras apoyando a los tártaros de Crimea».

Durante el tiempo que se han mantenido los contactos entre los presidentes de ambos países por vía telefónica las relaciones fueron muy cordiales hasta el encuentro de la 71° sesión de la Asamblea General de la ONU, donde se han visto proposiciones importunas por parte de Poroshenko al colega turco como puede ser el «acaparar a precios muy bajos» los restos activos de la industria ucraniana.

Tal nivel de las relaciones no conviene claramente a Poroshenko y su ambiente. Viendo el interés evidente de Turquía en el ahondamiento de los contactos con Rusia y la fría cortesía respecto a Ucrania, la parte superior ucraniana ha decidido acudir a la dirección turca con los habituales chantajes y las amenazas.

En calidad de instrumento de presión fue escogida la organización no gubernamental «FETO u Organización de Terror Gulenista» , la cual fue participe en la tentativa de golpe de Estado en el verano de 2016.

En general las autoridades ucranianas a lo largo de todo el período han sido extremadamente tolerantes cuando se refería a la posición en el territorio de Crimea de las agrupaciones extremistas islamistas prohibidas en muchos países del mundo. Además del mencionado, más arriba, medjil «e Hizb-ut-Tahrir», ha desarrollado la actividad en Ucrania de «FETO».

La compañía empezó a operar en los lejanos 90, justamente después de la desorganización de la URSS. Desde 2001 funciona bajo la tapadera de «escuela Meridiano Internacional», la cual tiene 2 edificios en Kiev y uno en Odessa. Todos los servicios son concedidos de pago y en inglés.

Es remarcable que no sólo son «servicios de instrucción», como puede parecer a primera vista. La escuela atrae a los niños de los políticos conocidos y los hombres públicos.

También funciona en Kiev desde 2013 «el centro cultural Ucranio-Turco, Syaivo, es una de las ramas de FETÖ. En Ucrania, los medios de comunicación son insustituibles para FETÖ. La organización terrorista expresa la opinión a propósito de los acontecimientos en Turquía y Ucrania a través del portal de noticias Ukraynahaber.

Después de la publicación por la agencia turca de noticias «Anadolu» del artículo sobre lo que es «FETO», tiene la red ampliamente ramificada de filiales en Ucrania, en algunos medios de comunicación ucranianos han comenzado a reproducir material que desmiente el enlace de las estructuras enumeradas con «FETO».

En el material bajo el encabezamiento «los Enemigos de Erdogan en Ucrania: quien y que no han complacido al presidente turco» los periodistas del canal 1+1 han interrogado a la dirección y los funcionarios de los centros de «La Influencia» enumerada en el material «Anadolu». Naturalmente, todos ellos negaban cada enlace de F.Gyulenom. Llamaban además al líder «FETO» «el filósofo» y hasta han llevado tal argumento exótico, como «la coincidencia de las ideas» F.Gyulena y G.Skovorody.

Es curioso que I. Kolomoysk que pertenecía antes al canal de televisión 1+1, ahora, después de la lucha de los oligarcas, haya pasado a ser propietario en las estructuras de negocios de Poroshenko y realiza todo el apoyo posible desde los medios de comunicación al presidente ucraniano.

La posición oficial de Turquía es según el Cónsul General de la República Turca en Odessa, U.Torgula: «en Turquía todas las escuelas vinculadas a Gyulenom han sido cerradas, por lo tanto exigimos que Ucrania cierre también estas escuelas».

El Ministro de Educación y Ciencia de Ucrania, R. Greba, ha informado a la agencia «Anadolu» que las cuestiones de resistencia al terrorismo no entra en la competencia del departamento, y de esto se ocupa el Servicio de seguridad del país (SBU).

Es más, el SBU, directamente subordinado a Poroshenko no ha notado ninguna amenaza en la actividad de las células de FETO, las cuales residen bajo tapaderas en Ucrania a ojos de Turquía: «la información que se indica sobre la actividad socialmente peligrosa en los territorios de Ucrania por parte de los representantes de estas organizaciones, la difusión de sus materiales con llamados a violentos cambios o el derrocamiento del orden constitucional o a la toma del poder estatal en Ucrania o en Turquía, no han dado por ahora».

Así, el régimen dirigente en Ucrania se ocupa en realidad del encubrimiento en el territorio de las fuerzas turcas anti-presidenciales participantes de la tentativa del golpe de Estado en Turquía. Esto da la posibilidad a Poroshenko de presionar a Erdogan con el objetivo de obligarlo a minimizar los contactos con la parte rusa y activamente juntarse al curso antirruso del régimen actual ucraniano.

Fuente