El Gobierno de Siria no aceptará la división del país, declaró el embajador sirio en Moscú, Riad Haddad.

«Partimos de que Siria es una nación unida, y no aceptaremos la división de nuestro país», aseveró en una reunión con universitarios celebrada en la capital rusa.

Siria es un país «multiconfesional y multiétnico», reconoció el diplomático, pero «si se dan más derechos a unos, los demás también los exigirán, y será el primer paso para la división del país, que no aceptaremos», resaltó.

Según Haddad, «preservar la integridad de Siria es responsabilidad de nuestro presidente, del Gobierno, del pueblo y de todos los que están luchando en estos momentos contra el terrorismo» para defender este principio.

Siria vive desde marzo de 2011 un conflicto armado que ha dejado entre 300.000 y 400.000 muertos, según datos de la ONU.

Las tropas gubernamentales se enfrentan a grupos armados de la oposición y a organizaciones terroristas, entre ellas Daesh (autodenominado Estado Islámico) y el Frente al Nusra, ambas proscritas en Rusia y otros países.

Etiquetas: ; ;