Todo atentado busca atemorizar a la población y generar desconfianza y la mejor receta para resistir a estos efectos es no entrar en pánico, afirmó Alexéi Filátov, vicepresidente de la Asociación Internacional de Veteranos del Grupo Antiterrorista Alfa.

Los terroristas esperan y buscan provocar el temor y la inseguridad, así como generar desconfianza hacia las autoridades y las fuerzas del orden del propio país, comentó el experto en temas de la lucha antiterrorista.

«Lo más importante es resistir al pánico. Si no hay pánico, los terroristas simplemente pierden la motivación, ya que su plan es siempre sembrar el temor e ‘incitar’ a los medios a presionar a las autoridades en favor de algún cambio», explicó Filátov.

Recientemente, una serie de atentados ha golpeado Europa, recuerda el experto. Los ataques en Niza y Londres demostraron que «casi no se requiere ninguna preparación» para sembrar el terror dado que un atacante solitario puede recibir una instrucción por internet o por teléfono.

«El funcionamiento normal de los servicios de seguridad es indispensable para prevenir los atentados. Pero con el nivel de amenaza terrorista actual nadie puede dar garantías absolutas: se pueden prevenir 100 ataques, pero el ataque número 101 prosperará», señaló.

En cuanto a cómo combatir al terrorismo, el experto recordó que los terroristas, al no tener la posibilidad de llevar a cabo una guerra convencional contra el ‘enemigo’ determinado por su ideología, recurren a los atentados como único sistema para hacer realidad esta guerra.

«Sólo puede vencerse al terrorista en su cueva», durante la fase preparatoria del atentado, afirma Filátov. Es decir, es necesario desmantelar las células durmientes, atacar las bases de entrenamiento situadas en lugares remotos y las fábricas de explosivos ocultas, así como cortar sus fuentes de financiación.

«Hay que aplastarlos [a los terroristas] para que ni siquiera puedan levantar la cabeza. Que piensen en su supervivencia más que en organizar atentados. Esto lo pueden hacer una red de informantes y la inteligencia técnica, que son las herramientas más eficaces para la prevención de atentados», afirmó el veterano de la unidad antiterrorista.