La información sobre la supuesta implicación de un ciudadano de Kazajistán en el atentado de San Petersburgo no se corresponde con la realidad, declaró la Embajada kazaja en Rusia.

Más temprano medios informaron que un estudiante de Kazajistán, Maxim Aríshev, podía ser el autor del ataque que se saldó con 14 muertos.

«Esta información resultó precipitada y no correspondiente a la realidad», dice el comunicado del ente al que tuvo acceso Sputnik.

El 3 de abril una explosión se produjo en el tercer vagón de un tren que circulaba entre las estaciones Sennaya Ploschad y Tejnologuicheski Institut. Por el momento se informa de 14 muertos y 49 hospitalizados.

El Comité de Investigación de Rusia abrió una causa penal por terrorismo, aunque indicó que analiza también otras hipótesis.