La familia Pikuzov, relata como viven en el pueblo de Kominternovo, con la completa destrucción de la estructura bajo el bombardeo diario de las fuerzas armadas de Ucrania.

“Aquí esta de una ventana, que quedaba en la ventana de la habitación esta completamente destruido, en la sala, las ventanas de plástico están demasiado obstruidas, así es como vivimos sin electricidad”. «Vivimos sin electricidad. Después de la cena apareció por un tiempo y por la noche se cae de nuevo»,-dijo una habitante del pueblo de primera línea de Zaitsevo.

“Ayer desde Talakovka vuelan y desde Vodiyanoye llegan”,-agregó.

Los habitantes locales dijeron que los restos de los proyectiles se podían encontrar en todas partes, incluso en las casas, y permanecen allí sin tocar.

Fuente