La semana pasada, las Repúblicas de Donbass, a pesar de los bombardeos en curso, comenzaron a implementar un programa de asistencia a los compatriotas en el territorio controlado por Kiev.

Mientras tanto, Kiev, habiendo cedido ante los nacionalistas radicales, sufre fracaso tras fracaso, tanto militar como material, y en el de su imagen.

El 20 de marzo, una calma relativa se establece en la línea del frente de Donbass, excepto en el sur de la RPD, donde los militares ucranianos hacen otro intento de romper las defensas de las posiciones del ejército de la República Popular de Donetsk (RPD). Los soldados de la República repelen el ataque y resulta que mejoran sus posiciones.

Como resultado, la parte ucraniana pierde 12 hombres que mueren y quedan 14 heridos. Además, los soldados de la RPD destruyen dos vehículos de combate de infantería ucranianos y dañan un tanque.

Los cadáveres de los muertos y heridos del ejército militar ucraniano en retirada quedan en la posición del ejército de la RPD, lo que da testimonio de la ofensiva ucraniana. Además, dos cadáveres están minados.

Cubriendo el retiro de sus militares, el ejército ucraniano abre fuego de artillería en la vanguardia, bajo el cual se encuentran sus soldados en retirada. El número de pérdidas de Kiev durante la retirada sigue siendo desconocido.

Un avión ucraniano pasa por encima de Gorlovka, la ciudad más grande en el norte de la RPD, a una altitud de unos 1.000 metros, a pesar de la prohibición total de los vuelos en la zona de operaciones militares en Donbass, según estipulan los Acuerdos de Minsk.

El mismo día, en una reunión del Consejo de Desarrollo Regional en Kiev, el presidente de Ucrania Poroshenko reconoce la derrota de Kiev en Donbass y acusa a los «patriotas» que iniciaron el bloqueo de Donbass.

La Rada Suprema de Ucrania ha preparado un proyecto de ley sobre la prohibición total de la lengua rusa en el país.

Mientras tanto, la Duma Estatal de la Federación de Rusia ofrece la posibilidad de la migración completa para los residentes de Donbass. Por el momento, los documentos de las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk son equivalentes a los documentos ucranianos en el territorio de la Federación de Rusia, es decir, dan a los ciudadanos de las Repúblicas el derecho a permanecer en el territorio ruso por no más de 90 días.

En la frontera con Bielorrusia, un jeep con placa de matrícula ucraniana trata de cruzar, a toda velocidad, un punto de control fronterizo. Esto obliga a los guardias fronterizos bielorrusos a abrir fuego contra el jeep, como resultado el conductor y uno de los pasajeros son detenidos, y se encuentran en el vehículo una cantidad considerable de armas y explosivos. Otro pasajero, que logró escapar, es puesto en búsqueda y captura.

El 21 de marzo, llega, al segmento del frente de Donetsk, la unidad de mujeres francotiradoras del «Sector Derecho», con el nombre característico de «brujas», ya notorio en Donbass. La mayoría de las francotiradoras son extranjeras.

En el sur de la RPD, los militares ucranianos bombardean con MLRS «Grad» una de las localidades, cuyo bombardeo es grabado por periodistas de los medios de comunicación de Kiev. Los residentes locales informan que los periodistas ucranianos están registrando «el bombardeo de la RPD», mostrando solamente los impactos en las escenas pero no la dirección desde la cual llegan los proyectiles.

Mientras tanto, la RPD comienza a pagar beneficios a los veteranos de la Gran Guerra Patria que viven en el territorio controlado por Kiev, y también reclama iguales derechos de admisión a las universidades de la República para los solicitantes de la RPD y de los territorios controlados por Ucrania.

En Ucrania, el presidente Poroshenko celebra una reunión urgente con los líderes de las facciones parlamentarias de la Rada Suprema debido a que el FMI ha aplazado la discusión sobre otra asignación de un tramo a Ucrania. El FMI explica el retraso en la asignación del tramo por la necesidad de revisar el programa de asistencia a Ucrania, causado por el bloqueo de Donbass.

El primer ministro de Ucrania declara que el gobierno está considerando la posibilidad de comprar carbón, cuyos suministros de Donbass están bloqueados por «patriotas», en los Estados Unidos, Australia o Sudáfrica.

El mismo día, en el oeste de Ucrania, los nazis golpearon gravemente al organizador de una mesa redonda sobre los problemas de las minorías nacionales en la región (húngaros, eslovacos, rumanos, griegos). La policía, cuando llega al lugar, esposa a la víctima y lo lleva al hospital.

La Comisión Europea hace una protesta en relación con el incidente. No puede dejar uno de preguntarse dónde estaba la Comisión Europea y su decidida protesta en abril de 2014, cuando en el centro de Kiev, una multitud de nazis golpeó casi hasta la muerte a un candidato presidencial, Oleg Tsarev, únicamente por su apoyo abierto a la idea de federalización del país.

El 22 de marzo, en la RPD, la parte ucraniana bombardea severamente las afueras del norte de Donetsk. Durante el bombardeo, una madre de 23 años de edad cubre con su cuerpo a su bebé de 3 meses de edad y acaba en el hospital con múltiples heridas de metralla.

Además, la artillería ucraniana bombardea, por primera vez durante la guerra, una aldea en el sur de la República, lo que da como resultado múltiples daños en un jardín de infancia, en la escuela, varias casas, líneas eléctricas y un gasoducto.

Las autoridades militares de la RPD hacen una declaración oficial que el análisis bioquímico de la sangre de los soldados ucranianos muertos durante el intento de avance del 20 de marzo muestra la presencia de sustancias narcóticas y psicotrópicas en sus cuerpos.

La inteligencia de la República Popular de Lugansk (RPL) informa que, debido a la introducción de un sistema de multas por violaciones del código de servicio militar en el ejército ucraniano, los oficiales cesan masivamente sus contratos militares, como resultado de lo cual el Ministerio de Defensa de Ucrania organiza urgentemente cursos de oficiales de 3 meses para los sargentos, impartidos en las instituciones educativas militares del país.

El mismo día, la Rada Suprema de Ucrania solicita al Congreso de Estados Unidos serle otorgado el estatus de principal aliado fuera de la OTAN y firmar un acuerdo de defensa entre los dos países.

La compañía «Naftogaz» de Ucrania declarará la quiebra, en caso de que pierda contra la «Gazprom» rusa en el tribunal de Estocolmo, o reclamará la utilización de una parte del gasoducto «Nord Stream», en caso de que ganar el juicio.

En Kiev, los nazis del «Azov», que bloquearon una de las sucursales del banco ruso «Sberbank» la semana pasada, anuncian abiertamente en una red social una clase magistral de lucha con cuchillos, justo en la calle de la sucursal bancaria, en el centro de la capital, y a plena luz del día.

Mientras tanto, el primer ministro húngaro, Zsolt Shemyin, acusa a Ucrania de intentar incorporar a los húngaros de Transcarpacia y exige la creación de una autonomía húngara dentro de sus lugares de residencia en Ucrania occidental.

El 23 de marzo, en Balakleya, situada en la región de Járkov, en el depósito de municiones más grande de Ucrania, que contiene 138.000 toneladas de munición, estalla un incendio, lo que causa la detonación de los proyectiles.

El tamaño del arsenal es comparable al tamaño de la ciudad de Balakleya, con una población de 30.000 personas. Se evacúa de la ciudad a cerca de 20.000 personas, aunque la mayoría sale de la zona de peligro en sus propios vehículos y a pie, ya que las autoridades no han proporcionado más que 100 autobuses para la evacuación.

La entrada a la ciudad está cerrada, se cancela el servicio ferroviario de pasajeros, se bloquea el espacio aéreo por encima de la zona del incendio en un radio de 50 km, se declara una zona de exclusión de 7 km alrededor de la ciudad, que se incrementa a 40 km más tarde.

Además, el transporte de gas de Rusia a Europa se reorienta, y el Servicio de Fronteras Estatales de Ucrania refuerza la protección de la frontera oriental con Rusia.

Las detonaciones de los proyectiles se dispersan en un radio de varios kilómetros. Más tarde, el viceprimer ministro de Ucrania anuncia que 243 edificios han quedado dañados en diferentes grados, incluyendo 117 edificios de apartamentos, 87 casas particulares, 12 instalaciones sociales y 22 instalaciones de infraestructura e industriales. Los residentes locales informan de un nivel de destrucción mucho mayor.

En el mismo día, en el centro de Kiev, es asesinado un ex diputado de la Duma Estatal, Voronenkov, que testificó en un caso criminal contra el ex presidente de Ucrania, Víctor Yanukóvich. Su asesino es herido por la guardia del ex diputado y muere en la mesa de operaciones del hospital. Entre los documentos del asesino, se encontró un certificado de haber sido participante de la ATO (N. del T.: Operación antiterrorista). Su madre confirma, más tarde, la personalidad del asesino y su servicio en las Fuerzas Armadas de Ucrania.

El Banco Nacional de Ucrania introduce sanciones contra las filiales de los bancos rusos.

Mientras tanto, el representante de la ONU, durante una reunión con el presidente de la Comisión sobre Política Social de la Rada Suprema, plantea la cuestión de las dificultades que se encuentran los ciudadanos de la RPD cuando tratan de recibir sus pensiones en el territorio controlado por Kiev.

Dos días más tarde, el Fondo de Pensiones de Ucrania anuncia el final de los pagos de pensiones a todos los ciudadanos ucranianos a través de filiales de los bancos rusos.

El 24 de marzo, en la RPL, el lado ucraniano bombardea una de las localidades con proyectiles de fósforo. El hecho del bombardeo está documentado por los observadores de la JCCC (Centro Conjunto de Coordinación y Control) y de la OSCE.

En Mariupol, la ciudad más grande controlada por Kiev, situada en el sur de Donbass, los residentes locales informan de explosiones audibles en toda la ciudad. El comando del ejército ucraniano declara el reciclaje planificado de la munición.

El mismo día, en Mariupol, un tribunal ucraniano condena a una pensionista a dos años de prisión por «cooperación con los separatistas».

Mientras tanto, Kiev pide ayuda a la OTAN para eliminar las consecuencias del incendio y las explosiones en Balakleya.

Un diputado radical pide desde la tribuna de la Rada Suprema que se de ayuda a los terroristas de Chechenia, los cuales atacaron una unidad militar del ejército ruso el día anterior, acto reivindicado por el ISIS (organización radical prohibida en Rusia). Según el diputado, la ayuda a los terroristas chechenos contribuirá a que Ucrania «consiga una victoria sobre el Kremlin».

En Kiev, cerca de 1.000 personas levantan un piquete en el edificio de la Comisión Electoral Central (CEC), exigiendo adelantar las elecciones presidenciales y parlamentarias. El edificio de la CEC está fuertemente custodiado por la Guardia Nacional y las fuerzas policiales.

En el oeste de Ucrania, los radicales del batallón nacionalista «Aydar» atacan a unos 30 seguidores del partido «País de éxito», en su mayoría mujeres y ancianos, y los mantienen como rehenes, sin ninguna explicación, durante unas 6 horas.

El 25 de marzo, el ejército ucraniano aumenta el número de ataques en el sur, en la zona de Mariupol en el segmento del frente de Donetsk.

En la misma región, por haber rechazado dar «ayuda financiera a los defensores», el ejército ucraniano golpeó gravemente a un civil, que fue llevado al hospital con múltiples heridas.

Mientras tanto, el ministro de Asuntos Exteriores ucraniano anuncia que, en vista de los preparativos de Rusia para una invasión masiva, el Kiev oficial está negociando con los aliados el recibir asistencia militar.

El mismo día, con el permiso personal del presidente de Ucrania, los militares de la OTAN llegan al área del arsenal de Balakleya, donde los proyectiles siguen explotando.

En Kiev, un ex portavoz del Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU) anuncia la posibilidad de la incautación de una central nuclear ucraniana por los radicales — por supuesto, «de acuerdo con los planes del Kremlin».

La resistencia al régimen de Kiev que opera en Internet publica la correspondencia entre el viceministro de Relaciones Exteriores de Ucrania y un diputado de la facción presidencial en la Rada Suprema, que dice que cientos de radicales ucranianos han sido enviados a Belarús para organizar disturbios masivos durante las protestas de la oposición bielorrusa.

En Ucrania, los nacionalistas exigen la interpretación de canciones exclusivamente en ucraniano en el festival de Eurovisión.

El 26 de marzo, los residentes de Mariupol informan que los militares ucranianos compran ropa civil en masa, con la intención, en caso de una ofensiva del ejército de la RPD, de confundirse entre los civiles.

Además, de acuerdo con la inteligencia de la RPD, la unidad ucraniana de Marines, la más capacitada de la zona de Mariupol, está cubierta al 73%, y la gran mayoría de marines no están dispuestos a renovar el contrato militar, lo que podría resultar que en abril o mayo de 2017 se quedara cubierta al 20%.

Mientras tanto, varias publicaciones informan que el nivel de radiación en Balakleya ha aumentado perceptiblemente como resultado de la explosión de los proyectiles con uranio empobrecido que estaban almacenados en el arsenal. Las autoridades de Kiev instan a los medios de comunicación a no difundir el pánico y declarar tales publicaciones como una provocación.

En el área de ATO, las medidas de seguridad son más estrictas: se introduce un sistema de contraseñas y se instalan cañones antiaéreos y cajas de arena en los puntos de control.

Sin embargo, el mismo día, junto al Kramatorsk controlado por Kiev, un helicóptero militar MI-2 se estrella, presumiblemente como resultado de una colisión con una línea eléctrica. Los tres miembros de la tripulación y dos pasajeros del helicóptero mueren.

El endurecimiento de las medidas de seguridad tampoco funciona en Mariupol, donde, según testigos presenciales, se cayeron granadas y minas de un vehículo militar que circulaba, en ese momento, por la calle.

Y, sin embargo, el mismo día, el Parlamento canadiense registra una petición pidiendo el suministro de armas letales a Ucrania.

Hace casi 100 años, en abril de 1918, los nacionalistas ucranianos, encabezados por el Hetman Skoropadsky, derrocaron el primer parlamento ucraniano y eliminaron la primera república ucraniana proclamada inmediatamente después de la Revolución de Octubre en San Petersburgo.

Ellos trataron de impedir que Kiev fuera tomada por el Ejército Rojo que se trasladaba desde el este, desde Donbass, desde la república de Donetsk-Krivoy Rog, de la que se declara sucesora la RPD. Con este fin, los nacionalistas ucranianos pidieron tropas alemanas que, en mayo de 1918, ocupaban completamente el territorio de la república de Donbass. La ocupación duró hasta enero de 1919.

La analogía es obvia. Ahora los nacionalistas ucranianos, que se han apoderado de casi todo el territorio de Ucrania, pero que no han podido conquistar Donbass ni, finalmente, ahogar al sudeste, exigen nuevamente la entrada de tropas extranjeras en el territorio del país. Después de haber sido rechazada la misión armada de la ONU, entonces la de la OSCE, ahora están pidiendo ayuda a la OTAN — a cualquier costo, hasta con el chantaje de apoderarse de las centrales nucleares y las explosiones en el gasoducto.

Periodista de Novorossia Visión-Irina Burya