El presidente estadounidense, Donald Trump, se plantea imponer sanciones contra Irán y Rusia por su apoyo al régimen de Bashar Asad en Siria, declaró la representante permanente de EEUU ante la ONU, Nikky Haley.

«Vamos a discutirlo y ya lo estamos haciendo», dijo Haley a CNN cuando le preguntaron si el presidente desea sanciones más contundentes con respecto a Rusia e Irán.

Haley dijo que la prioridad para Washington es combatir a los terroristas de Daesh, pero al mismo tiempo dejó claro que la administración no ve cabida para Assad en el futuro de Siria.

En la madrugada del 7 de abril, EEUU lanzó 59 misiles de crucero Tomahawk desde los buques de guerra emplazados en el Mediterráneo contra la base aérea de Shairat, en la provincia siria de Homs. El ataque fue una represalia al uso de sustancias tóxicas en la ciudad de Jan Sheijun, provincia de Idlib, del que Washington culpa a Damasco.

Haley dijo que Washington sacó conclusiones sobre la implicación del régimen sirio en ataques químicos a partir de la información clasificada. El Gobierno de Siria niega toda implicación en el incidente que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) causó 84 muertos y 545 intoxicados el 4 de abril.