El Ministro de Asuntos Exteriores de Gran Bretaña Boris Jhonson ha declarado que Washington puede realizar un nuevo ataque coheteril en Siria, escribe el tabloide británico Sun.

En la entrevista a la edición, el ministro ha subrayado que los EEUU con tal acción en Siria «han mostrado una clara señal a Occidente». «Es importante atender que pueden hacerlo de nuevo», — ha dicho Jhonson.

Él ha añadido que tiene intención de trabajar con los EEUU y los países del G7 para que «se prepare la finalización de la guerra y la reconstrucción de Siria». «No hay duda de que las acciones de los EEUU cambian radicalmente el estado de las cosas en Siria», — ha anotado el ministro.

Jhonson ha anulado la visita a Moscú, habiendo tomado como prioridad la preparación del G7 y la organización del encuentro de «los socios» para la discusión de los siguientes pasos en Siria. Según el periódico Sunday Times, él se ha ocupado de esto durante todo el fin de semana.

En la declaración del sábado de Jhonson ha informado que ha discutido detalladamente todos los planes con el colega estadounidense Reksom Tillersonom. Según Jhonsona, Tillerson, tanto como se planeaba, en el futuro próximo visitará Moscú y llevará hasta las autoridades rusas una posición coordinada por parte de Occidente en relación a Siria.

En la cumbre de los jefes del Ministerio de Asuntos Exteriores del G7 en Lucques, que se celebra el lunes, Jhonson tiene la intención de exigir el endurecimiento de las sanciones respecto a Rusia. Como anota la edición, el ministro británico quiere que en relación al ataque químico en Idlibe, el G7 publique la declaración común conforme a que Rusia deberá cesar su apoyo al presidente de Siria Bashar Al-Assad y retirar al ejército del país. En caso de negativa por parte de Moscú, darán curso a las nuevas sanciones.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;