El jefe del Estado Mayor del Ejército de Ucrania, Víctor Muzhenko reconoció que en marzo de 2014 las Fuerzas Armadas ucranianas preparaban una operación militar en Crimea para impedir el referendo.

«Se preveía realizar una operación de desembarque, desembarcar en la península y ocupar los aeropuertos de Crimea, aumentar nuestra presencia militar en ello y realizar ciertas operaciones», dijo Muzhenko en una entrevista al diario Ukrainskaya Pravda.

Según el oficial, las tropas debían ante todo ocupar un estrecho terreno que une la península con la península de Kerch.

Crimea se adhirió a Rusia como resultado del referéndum del 16 de marzo de 2014, en el que más del 96 por ciento de los votantes apoyó esta opción. La Cancillería rusa declaró en repetidas ocasiones que los crimeos votaron por la reunificación con Rusia, que respeta y acepta esta decisión, de forma democrática y en plena conformidad con el derecho internacional y la Carta de la ONU.

Muchos expertos coinciden en que el retorno de Crimea a Rusia pemitió salvar miles de vidas de los habitantes de la península. Por su parte, el presidente ruso, Vladímir Putin, destacó que «el tema de Crimea está cerrado definitivamente».