Los estadounidenses estudian los datos disponibles para determinar la autoría de los hechos.

La inteligencia de los EE.UU. interceptó “las conversaciones” de los representantes de las fuerzas armadas de Siria y los expertos en armas químicas, que supuestamente discutían la preparación de ataques con la utilización de gas sarin en la provincia siria de Idlib. Tal información difundió el canal de televisión CNN citando a fuentes no identificadas en las estructuras gubernamentales estadounidenses.

Según CNN, en Washington no se sabía de antemano de la “preparación” del ataque, así como los EE.UU. reúne una gran cantidad de información sobre Siria, que a menudo permanece sin tratar. Sin embargo, después del presunto ataque en Idlib, los estadounidenses inmediatamente asimismo comenzaron a estudiar los datos disponibles con el fin de identificar a los responsables.

El canal de televisión también señaló, que no hay ninguna evidencia de que los representantes de las fuerzas armadas rusas no hayan tenido ningún contacto con respecto a los ataques en Siria.

El Secretario de Estado, Rex Tillerson también dijo que evidencias de que Rusia sabía sobre el supuesto ataque de antemano no tenía.

Fuente