Hoy el ejército de los EE.UU. lanzó una bomba en la provincia de Nangarhar, al este del país.

La llamada “Madre de todas las bombas” fue lanzada hacia las posiciones de los terroristas del “Estado Islámico” y de los Talibanes, en forma más exacta en los túneles que son usados por los islamistas para desplazarse o que se utilizan con escondites de armas en el distrito de Achin de la mencionada provincia oriental de Afganistán.

Según informan los militares estadounidenses, días atrás hubieron combates entre estos y los terroristas del “E.I”, en que murito 1 soldado norteamericano.

Las autoridades norteamericanas han indicado que el ataque sirvió para «maximizar» la destrucción de las instalaciones y las bajas entre los terroristas y «minimizar el riesgo» para los civiles afganos y los militares estadounidenses que están llevando a cabo operaciones en la zona.