La embajada de los EEUU en Gran Bretaña ha llamado al interrogatorio a un niño de tres meses, habiéndolo sospechado terrorismo y el espionaje por su parte. Como ha informado el lunes el periódico The Guardian, el abuelo se ha equivocado en uno de los puntos del cuestionario para la recepción del visado de entrada en EEUU.

El pequeño Harvey Kenyon-Cairns debía salir en su primer viaje al extranjero junto con la familia. Sin embargo su abuelo Paul Kenon, rellenando el cuestionario ha contestado casualmente afirmativamente a la pregunta: ¿Planea realizar alguna vez actividades terroristas, espionaje, sabotajes o genocidio?» La falta se ha aclarado un poco antes del vuelo, cuando la familia ha conocido que al niño se le ha negado la obtención del visado.

«No podía creer que no se han dado cuenta de este error tan evidente y a la misma vez entender un bebé de tres meses no puede ningún daño a nadie», — se aflige Kenon de 62 años.

Según sus palabras, el viaje hacia la ciudad de Poynton en el condado inglés de Cheshire, donde se encuentra la embajada de los EEUU en Londres, para conversar con los empleados de seguridad le ha supuesto un gasto unas 10 horas. Aclarando que se emplea más tiempo en solucionar este error que el propio vuelo de Manchester a Orlando (EEUU) donde sólo se necesitan 9 horas.

«En ningún momento el niño ha llorado durante el interrogatorio. Pensaba por diversión vestirlo con un mono anaranjado (como en las cárceles americanas llevan los presos cuando van a trabajar), al final no lo he llevado a cabo porque ellos no tienen sentido del humor y además añaden que no ven nada de ridícula esta situación», — ha comentado Kenon.

«Él, sin duda, nunca ha estado envuelto en genocidios o espionaje, sin embargo ha realizado muchos sabotajes con sus pañales», — ha añadido Paul.

Al fin y al cabo todo ha acabado bien, sin embargo el error a supuesto un gasto a la familia de 3500€, ya que los documentos para el niño fueron preparados demasiado tarde y tuvo que comprar nuevos billetes para el vuelo. En resumen, el abuelo con la abuela y la nieta han volado en el día planeado, y el pequeño Harvi con los padres algunos días después.

Fuente