Los exitosos operativos del Ejército sirio permitieron restablecer la situación general en la provincia de Hama y rechazar en toda la línea una ofensiva terrorista iniciada hace un mes, confirmaron ayer fuentes militares.

En las últimas 24 horas se recuperó el control sobre la estratégica población de Sourán, a 23 kilómetros de Hama, cabecera de la provincia de igual nombre, a unos 210 kilómetros al norte de Damasco, indicaron los reportes.

Las informaciones precisaron que también se retomó la colina de Bazam y los grupos terroristas de la llamada Junta para la Liberación del Levante, liderada por el otrora Al Nusra, retrocedieron hacia la zona de Tibet al Imán.

Las fuentes señalaron que especialistas militares trabajan actualmente en el desminado de las zonas liberadas tras duros combates y confirmaron la muerte de al menos 15 cabecillas de los grupos extremistas.

Cifras preliminares señalaron que los efectivos terroristas sufrieron cerca de dos mil bajas entre muertos y heridos mientras que las el Ejército sirio y milicias aliadas pasan de 200 en total.

En los datos computados hasta el momento, se precisó que a los terroristas se les destruyeron nueve tanques, más de 140 vehículos blindados y artillados, 23 centros de mando operacionales y 14 drones que utilizaban para controles en los ataques.

La amplia contraofensiva de las tropas sirias recibió el respaldo de la aviación nacional y la de Rusia, las cuales se mantenían en operaciones en las últimas horas para neutralizar el reagrupamiento de los yihadistas.

Hama, provincia central siria, tiene más de un millón y medio de habitantes y en la ciudad cabecera reciben albergue temporal unas 700 mil personas desplazadas de la región norte colindante con la de Idleb, bastión de la coalición terrorista Junta para la Liberación del Levante.