Almelina Carrillo, de 47 años, se dirigía a su trabajo en Caracas como enfermera cuando sufrió el impacto de un objeto en la cabeza que la dejó inconsciente en el piso sobre un charco de sangre.

Este hecho ocurrió en el sector de La Candelaria, zona popular del centro de Caracas, cuando Almelina se topó, a mediodía, con un grupo de simpatizantes del chavismo que salió este martes a manifestar su apoyo al presidente Nicolás Maduro.

Al ver a los chavistas, que iban con sus pancartas y vestimenta roja, los vecinos del sector comenzaron a insultarlos y a tocar cacerolas. Desde los edificios (de más de veinte pisos) que rodean esa calle, lanzaban objetos para disolver la concentración. En un video se ve a Almelina, que camina en dirección contraria a la manifestación, caer desplomada tras sufrir el impacto. En este momento, según sus familiares, le están practicando una delicada intervención debido a que sufre fractura múltiple de cráneo.

«Ella iba a trabajar»

En la Policlínica Arboleda, a menos de 500 metros del lugar donde fue herida, se encuentra Almelina en el quirófano. Su familia espera fuera de la sala de operaciones. «Mi tía no participaba en la marcha y no vive por la zona donde ocurrió todo», afirma a RT su sobrina, Maibel Franquiz Carrillo.

La joven explica que Almelina, quien trabaja como enfermera de la misma clínica donde ahora es «paciente en estado reservado», salió a comprar alimentos para su familia porque tenía que entrar a trabajar a la 1:00 pm. En ese momento la sorprendió la marcha chavista.

Tras el fuerte golpe, quedó inconsciente. «La gente la veía ahí tirada en el suelo y no hacía nada. Pensaban que estaba muerta. Tuvo que llegar la Policía a recogerla», explica su sobrina.

La foto de Almelina herida, sobre un charco de sangre, circuló por las redes. La información era confusa: afirmaban que era chavista y que había sido atacada por esa razón o que había fallecido de un disparo.

El vicepresidente venezolano, Tareck El Aissami, informó sobre este acto.

Antes, algunos usuarios de Twitter relacionaron este lamentable incidente con un tuit escrito ayer por un reconocido sociólogo que alentó a la gente «neutralizar» a los chavistas con macetas lanzadas desde las ventanas.

A pesar de esta incitación a la violencia, penada por el Código Penal venezolano con tres a seis años de prisión, algunos habitantes de esta zona popular manifestaron que en otras oportunidades los chavistas han sido atacados con objetos lanzados desde las ventanas.