El reciente ataque contra el aeropuerto militar de Homs ordenado por Donald Trump abre un nuevo horizonte, novedoso para muchos (sobre todo para quienes ingenuamente se han creído la inmensa propaganda vertida por los grandes medios de masas), pero que no era sino la consecuencia lógica de un comportamiento o actitud que venía fraguándose casi desde el comienzo de la llegada del nuevo mandatario a la Casa Blanca.

En contra del discurso de reputados “expertos”, quienes identificaban a Trump poco menos que como un simple vasallo al servicio del Kremlin, la dura realidad se hizo patente casi desde el primer momento. Pocos se acuerdan de que en el pasado mes de enero, justo a la semana siguiente de instalarse en el poder, el flamante nuevo presidente del país más poderoso de la Tierra realizó unas declaraciones (completamente silenciadas en la prensa corporativa tanto en España como en buena parte del mundo hispanohablante) para al diario The Independent (1) en las que condenó enérgicamente la “campaña militar de Rusia en Siria” e incluso acusó a Obama de no “haber mantenido a raya” a Putin y Assad.Tales declaraciones evidenciaban que la postura supuestamente condescendiente de Trump hacia la actividad de Rusia y el gobierno sirio fueron más producto de una campaña mediática que de una realidad fehaciente y contrastada.

Apenas un més más tarde, el día 28 de febrero, sucede otro hecho no menos importante: Estados Unidos votó a favor de una resolución de Naciones Unidas para sancionar a Siria, supuestamente por “el uso de armas químicas”, según informó aquel mismo día el diario El País (2):

“Nikki Haley, la representante permanente de EE UU, respondió al bloqueo ruso diciendo que “el mundo es hoy un lugar aún más peligroso” tras el rechazo de la resolución y pidió que deje de hacer excusas en nombre de otro país que está matando a su propia gente. Es el primer voto relevante que se celebra en el Consejo de Seguridad con Donald Trump como presidente.”

Esto significa que la administración Trump sabía muy bien a qué jugaba mucho antes de que se produjese el supuesto ataque químico de Khan Sheikhoun: nada más y nada menos que al estilo imperialista marca de la casa al que la CIA y la OTAN nos tiene acostumbrados.

Por otro lado, también en febrero, Trump acusó a Rusia del aumento de la tensión en Ucrania y advirtió que no levantaría las sanciones impuestas a Moscú “hasta que no devuelva Crimea a Ucrania” (3), una posición que no podía ser más continuista con la que había mantenido hasta entonces la administración Obama.

Sin embargo, la aparente “metamorfosis” que ha experimentado el discurso de Trump antes y después de su llegada a la Casa Blanca tiene inquietantes precedentes. Ahí tenemos el caso de Boris Jhonson, el política aupado a figura mediática internacional gracias al Brexit. Hoy vemos a este político británico llamando “criminal” y “super-villano” (4) al mismísimo Vladimir Putin mientras pide “decapitar” al legítimo presidente sirio, al que no duda en calificar como un “monstruo”. (5) Pero no hará falta bucear mucho en la hemeroteca para encontrar que, por sorprendente que parezca, Jhonson mostraba en los meses precedentes a su victoria en el Brexit una posición con respecto al conflicto en Siria completamente antagónica a la actual.

Según informó Infobae en junio del pasado año:

“Johnson ha desafiado la línea política occidental elogiando al presidente sirio, Bashar al Assad, por luchar contra el Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés), ignorando su sangrienta política para con la población civil siria. Asimismo, reconoció la «claridad despiadada» en el apoyo brindado por el presidente ruso, Vladimir Putin, al régimen de Al Assad».

Aún más explícito fue el diario El País (6), insistiendo en que Jhonson había dejado entrever en reiteradas ocasiones una admiración hacia el presidente ruso que rayaba en la apología:

“Johnson al presidente ruso han sido recurrentes desde que dejó la alcaldía londinense. En la misma columna en la que alababa los avances militares del régimen sirio, se refirió al zar para alabar la intervención rusa en Siria. «Las tropas de Putin han hecho que las de los ejercitos occidentales parezcan de lo más ineficiente. Si hemos salvado Palmira de los maníacos que la controlaban, es en gran medida, y por mucho que me duela, gracias a Putin. Los rusos han tenido la valentía de intervenir sobre el terreno y no limitarse a los bombardeos aéreos, según los últimos informes», matizó el actual titular del Foreign Office. En una columna anterior—Negociemos con el diablo—, de finales de 2015, Johnson pedía una mayor colaboración con Putin.”

Como si se trataran de vidas paralelas, las actitudes rebeldes y contra el establishment de Trump y Jhonson en política exterior (y por ello mismo reconciliadoras con respecto a Rusia) cambiaron como un calcetín justo después de probar las mieles del éxito… Dicho de otra forma: ambos se mostraron tal y como son en realidad sólo cuando su discurso “antisistema” dejó de serles útil.

No hace falta tener mucha agudeza mental para entender que nada de esto se debe a una victoria in extremis de los poderes fácticos que, como algunos analistas señalan, han conseguido “domar” a Jhonson o Trump tras una batalla tan ardua como soterrada. Más bien al contrario, todo indica que desde el principio hemos asistido a una pantomima, una gigantesca estafa que ha contado con la inestimable colaboración de los grandes medios de comunicación, quienes saben muy bien que una parte importante de la población occidental esperaba un verdadero cambio: la llegada de alguien “antisistema” dispuesto a poner todo patas arriba y empezar de cero.

Por desgracia para ellos, los hechos señalan hacia una dirección muy distinta de la que imaginaban (y de la que los mass media, que nunca dan puntada sin hilo, apuntaban). Por ejemplo, esos mismos medios que acusaban a Trump de ser un simple vasallo de Moscú jamás informaron de que el mismísimo George Soros ayudó a financiar la construcción de la Torre Trump (7) Y no sólo eso, sino que el magante de origen húngaro le perdonó una deuda de 312 millones de dólares, una cifra cuanto menos significativa (8). Esos medios tampoco se hicieron eco de que el propio Trump defendió a Soros en la convención del Tea Party celebrada en 2011 (9). El escritor y periodista Glenn Beck lleva desde 2011 documentando los estrechos lazos que unen a Trump con Soros, una circunstancia que desde luego no casa con la imagen de “rebelde anti-globalista” ofrecida por los medios corporativos (10).

Y eso por no hablar de la ingente ayuda que la campaña de Trump recibió de Wikileaks: poca gente recuerda ya que los orígenes del portal de filtraciones más conocido del mundo estuvieron muy relacionados con las fundaciones de Soros y la NED, como denunció un artículo de Global Research a finales de 2010 (11). Si bien resulta exagerado considerar a Trump un portavoz de Soros en la medida en que lo fue Obama, toda esta información no deja de ser extremadamente inquietante y abre un horizonte lleno de incertidumbre que debemos afrontar con cautela.

Mientras el magnate asegura que bajo su mandato hará del ejército estadounidense “el más poderoso de la Historia” y, contradiciendo lo dicho hasta entonces, admite ahora que “la OTAN no está tan obsoleta” (12), ¿Todavía sigue pensando que el mundo está a salvo de la élite globalista con Donald Trump al mando en Washington?

Colectivo Utopía es un equipo de expertos en geopolítica de países como España, Rusia, Ucrania, Irlanda, Argentina y Irán, algunas de cuyos trabajos y reportes han tenido repercusión y reconocimiento mediático internacional.

Soy Andréi Kononov. Desde Colectivo Utopía, seguiremos informando

1- http://www.independent.co.uk/news/world/americas/donald-trump-condemns-russia-vladimir-putin-syria-michael-gove-a7528876.html

2-
http://internacional.elpais.com/internacional/2017/02/28/estados_unidos/1488303011_973925.html

3- http://rpp.pe/mundo/actualidad/el-gobierno-de-trump-critico-a-rusia-por-sus-acciones-en-ucrania-noticia-1028333

4- https://www.thesun.co.uk/news/3340726/boris-johnson-calls-vladimir-putin-a-super-villain-over-his-support-for-syria/

5-

Gran Bretaña puede unirse a los ataques a 'decapitar el monstruo'

6- http://internacional.elpais.com/internacional/2016/07/14/actualidad/1468490752_228699.html

7-
http://www.thedailybeast.com/articles/2016/08/16/donald-trump-took-liberal-icon-george-soros-s-money.html

8- https://wearechange.org/george-soros-forgive-trump-312-million-debt/

9- http://www.mediaite.com/election-2016/trump-defended-george-soros-during-2011-tea-party-rally-leave-him-alone/

10- https://www.youtube.com/watch?v=MRT_y1DBlV0

11- http://www.globalresearch.ca/who-s-who-at-wikileaks/22437

12- http://www.elmundo.es/internacional/2017/04/13/58eec2b9468aeb202c8b457e.html

Etiquetas: ; ; ; ; ; ; ; ; ;