Varias fuerzas políticas de Albania, la autoproclamada República de Kósovo y Serbia siguen fortaleciendo la «retórica agresiva» sobre la creación de una ‘Gran Albania’, escribe Rossiyskaya Gazeta.

La situación en la región se ha vuelto muy tensa, por lo cual cualquier provocación puede dar inicio a un nuevo conflicto étnico en los Balcanes, afirma el medio. Asimismo, varios expertos señalan que Washington está detrás de esta escalada.

El ministro de Exteriores de Serbia, Ivica Dacic, comentó que los políticos albaneses deben «tener mucho cuidado con lo que dicen y a lo que instan», mientras Occidente no puede permitirse olvidar de que «la fantasía de una ‘Gran Albania’ puede resultar en un verdadero horror».

Jonuz Musliu, jefe de la municipalidad de Presevo (Serbia), poblada de los albaneses, destacó la necesidad de unir las zonas del sur de Serbia —Presevo, Bujanovac, Medvedja— a los territorios de Albania y Kósovo. Por su parte, el ministro de Trabajo de Serbia, Aleksándar Vulin, calificó su declaración de llamamiento abierto al inicio de la Tercera Guerra de los Balcanes.

«No es ninguna declaración política ni una expresión de la postura personal, sino un llamamiento a la destrucción del orden constitucional y una amenaza para la integridad territorial de Serbia», admitió Vulin.

Expertos rusos comentaron a Sputnik que la unificación potencial de Albania y Kósovo, inevitablemente provocará un ‘efecto dominó’ en la región. A juicio de Dejan Mirovic, profesor de la Universidad de Pristina, los albaneses nunca emprenden medidas decisivas sin la aprobación de Occidente.

«La experiencia ha mostrado que el factor albanés jamás juega un papel independiente. Por lo tanto, me parece, este juego está acordado con Bruselas o con Washington», destacó el experto.

Además, Mirovic expresó su convicción de que Occidente había dado la luz verde a este tipo de provocaciones por parte de los albaneses.

El Ministerio de Exteriores de Rusia, por su parte, expresó su «gran preocupación por las recientes declaraciones de varios políticos albaneses acerca de la redefinición de las fronteras en los Balcanes». Los diplomáticos rusos indicaron que se trata de «las medidas para hacer realidad el proyecto de una ‘Gran Albania’, basado en la Constitución de Albania que le da a Tirana el derecho de proteger los intereses de sus ciudadanos en el extranjero».

«(…) Se realiza el socavamiento de los cimientos de la estabilidad, se ha establecido el rumbo hacia la redefinición de las fronteras que aumenta en gran medida el grado de posibilidad de un conflicto», afirmó la diplomacia rusa.

Asimismo, el Ministerio de Exteriores ruso agregó que los principales patrocinadores de Tirana y Pristina —EEUU y la Unión Europea— «prefieren guardar silencio».

La idea de una ‘Gran Albania’ fue desarrollada en el siglo XIX por los miembros de origen albanés de la francmasonería europea, con la ayuda directa de Occidente. Consistía en la reunificación de todos los territorios donde la mayor parte de la población era de origen albanés. Son varias regiones en el noreste de Macedonia, el sur de Montenegro y de Serbia, partes de Kósovo y el norte de Grecia.

Los ideólogos contemporáneos de esta iniciativa abogan por la fusión de Kósovo y Albania, además de la unión de todas las regiones de los Balcanes pobladas por los albaneses.

Etiquetas: ; ; ; ; ; ;