Luego de más de 40 días de intensos combates, el Ejército sirio y milicias aliadas detuvieron y derrotaron una ofensiva de unos 12 mil efectivos terroristas en la provincia de Hama, 210 kilómetros al norte de Damasco, confirmaron hoy fuentes militares.

Desde la vecina provincia de Idleb, bastión de los extremistas en la región, agrupados en una llamada Junta para la Liberación del Levante liderada por el otrora Frente al Nusra, abrieron una línea de 35 kilómetros de largo, con significativos avances.

Analistas militares señalaron que en los primeros días lograron ocupar estratégicas posiciones como las ciudades de Sourán y Halfaya, resguardadas por unidades irregulares de milicias locales que no pudieron resistir los primeros ataques de coches bombas con suicidas e infiltraciones constantes.

La meta era ocupar la cabecera provincial de igual nombre y el estratégico aeropuerto de la región, pero las faltó empuje y precisión ante el reforzamiento de las unidades del Ejército sirio, milicias aliadas y el respaldo de la aviación nacional y de Rusia.

En la valoración de los acontecimientos, las fuentes indicaron que en efectiva combinación con el apoyo aéreo, unos 10 mil soldados y milicianos al mando del general Suheil Al Hassan, apodado El Tigre, pararon los ataques terroristas y comenzaron una amplia contraofensiva en todo el frente de combate.

En apenas 72 horas, se revirtió el escenario de enfrentamientos y fueron retomadas las ciudades mencionadas y se logró el asedio de la localidad de Morek, obligando a los elementos terroristas a retroceder más de 20 kilómetros de los puntos de avanzada que intentan ahora fortalecer zonas defensivas al sur de la provincia de Idleb, donde se concentran miembros de la denominada Junta de Liberación del Levante.

Durante los enconados combates por espacio de más de 30 días fueron aniquilados más de dos mil extremistas, incluidos mercenarios procedentes de Arabia Saudí, Túnez, Jordania e incluso de Indonesia e Islas Maldivas, además de centenares de vehículos artillados y decenas de puntos de almacenamiento de municiones y refugios.

Las fuentes aseguraron que en los fuertes combates murieron o fueron heridos más de 250 militares sirios y de las milicias aliadas y un oficial ruso, este último víctima de ataques con morteros contra la posición desde donde orientaba operaciones.

En las últimas horas, según muestran vídeos de la televisión siria y en las redes sociales, se mantiene la presión contra los grupos terroristas con intensos bombardeos de la aviación propia y rusa para impedir reagrupamientos y retiradas apresuradas de los yihadistas.

Etiquetas: ; ; ; ; ;