El Partido Socialista (PS) de Francia y también el conservador Los Republicanos (LR) comenzaron hoy reuniones en sus respectivas sedes parisinas dirigidas a analizar los resultados de las elecciones presidenciales y a tomar decisiones hacia el futuro.

Por primera vez en las últimas cinco décadas, las dos grandes formaciones francesas quedaron eliminadas desde la primera vuelta, un resultado inédito que despertó las alarmas.

El candidato derechista François Fillon quedó con algo más de un 19 por ciento de los votos y el socialista Benoit Hamon logró apenas un 6,35 por ciento, mientras los ganadores de la jornada electoral fueron el centrista Emmanuel Macron, con más de un 23 por ciento, y la ultraderechista Marine Le Pen, con más de un 21.

Ante los resultados negativos para el PS, considerados el reflejo de una seria crisis interna, el Comité Político del partido comenzó esta mañana una reunión de emergencia y se espera que al final el secretario general, Jean-Christophe Cambadélis, ofrezca una declaración pública.

En el caso de LR, los números no resultaron graves, pero el objetivo de llegar a la segunda vuelta no fue alcanzado, por lo cual el Comité Político -integrado esencialmente por quienes formaron parte de la campaña de Fillon- inició un cónclave a las 10:30 hora local.

Para la tarde está prevista una cita del Buró Político, conformado por representantes de las diferentes tendencias de la formación, en la cual se deberán tomar las decisiones definitivas.

Tras el fiasco en los comicios presidenciales, se espera que ambas formaciones se centren ahora en obtener resultados positivos en las elecciones legislativas, previstas el 11 y el 17 de junio