La llamada Operación Cóndor, la colaboración entre las dictaduras del Cono Sur para reprimir a todo opositor, contempló abrir “oficinas de campo” en Estados Unidos (EEUU) y Europa, y de hecho los regímenes de Argentina, Uruguay y Chile realizaron operativos en Europa occidental, según un informe desclasificado del Departamento de Estado difundido el jueves por el National Security Archive, organización independiente de investigación.

Este informe caracterizó a Operación Cóndor como un esfuerzo multinacional de los servicios secretos de los gobiernos del Cono Sur para rastrear y “liquidar” a disidentes de sus regímenes en la década de los setenta.

“Un grado de cooperación clandestina fue formalizado a mediados de 1976 bajo el nombre en código Operación Cóndor”, explica el informe secreto.

El archivo es uno de 931 documentos oficiales secretos del gobierno de EEUU que fueron revelados y entregados por el gobierno de Donald Trump al jefe del gobierno argentino Mauricio Macri quien se encuentra en una visita oficial en Washington.

Es el tercer paquete de documentos secretos oficiales estadunidenses entregados a Argentina como parte del compromiso por el presidente Barack Obama en su viaje a Argentina en marzo de 2016 (y quien entregó los primeros dos paquetes) de divulgar información de inteligencia sobre abusos de derechos humanos bajo la dictadura argentina.

Carlos Osorio, director del proyecto de documentación sobre el Cono Sur del National Security Archive (NSA), declaró que “esta entrega es otro acto positivo de diplomacia de desclasificación que se inició con Obama y está continuando bajo el gobierno de Trump”.

El nuevo paquete revelado incluye información sobre disputas dentro del gobierno de Jimmy Carter sobre cómo manejar al dictador Rafael Videla y hasta apoyarlo contra figuras aún más extremistas que él en las fuerzas armadas, como el esfuerzo de un oficial en la embajada de Estados Unidos en Buenos Aires para romper con la censura de sus superiores de sus informes a Washington sobre derechos humanos.

Así como las pugnas de la entonces secretaria asistente de Estado encargada de derechos humanos Patricia Derian de incluir más información sobre tortura y otras violaciones en los países sudamericanos en los informes públicos de esa dependencia.

Los documentos en este paquete también incluyen información sobre desaparecidos durante ese periodo, incluyendo la del dirigente de Montoneros, Rubén De Gregorio, quien fue detenido e interrogado en Montevideo antes de ser entregado a las fuerzas de seguridad de Argentina y encarcelado en el centro de detención secreto ESMA.