La candidata ultraderechista Marine Le Pen selló hoy un acuerdo electoral con el líder del partido Francia en Pie, Nicolas Dupont-Aignan, a quien nombrará primer ministro en caso de vencer en los comicios presidenciales.

En una declaración conjunta ante la prensa, ambos políticos ratificaron el pacto electoral y Le Pen anunció la decisión de designarlo como jefe de Gobierno, en caso de resultar ganadora en el balotaje del 7 de mayo, en el cual se enfrentará con el postulante centrista-liberal Emmanuel Macron.

En términos electorales, el peso de Nicolas Dupont-Aignan es relativamente limitado, porque logró menos de un cinco por ciento del apoyo en la primera vuelta, lo que equivale a 1,7 millones de votos.

No obstante, numerosos políticos y analistas coinciden en el valor simbólico de ese trato, pues por primera vez en su historia el ultraconservador Frente Nacional logra el apoyo de un partido republicano, y muestra así la capacidad de Le Pen de dialogar y conseguir respaldos más allá de sus predios.

La candidata, cuya derrota en la segunda vuelta es vaticinada por todas las encuestas, realiza en los últimos días grandes esfuerzos por conquistar electores.

Ayer publicó un vídeo en las redes sociales en el cual pidió el apoyo de los más siete de millones de votantes del izquierdista Jean-Luc Melenchon, eliminado en la primera vuelta pero con un amplio respaldo de más del 19 por ciento.

Tras elogiar la campaña llevada a cabo por el ex aspirante presidencial, Le Pen exhortó a esa parte del electorado a unirse a ella para bloquear al centrista-liberal Emmanuel Macron.

Luego, en declaraciones a la prensa, se definió a sí misma como ‘una insumisa’, con el fin de buscar empatía con los seguidores del movimiento Francia Insumisa, liderado por Melenchon.

De cualquier forma, los sondeos coinciden en presentar a Macron como el ganador de la segunda vuelta, con una ventaja de 20 puntos frente a su rival.

Asimismo, las principales figuras políticas del país, incluido el presidente François Hollande, están llamado a hacer un frente común a favor de Macron, para evitar la llegada al poder de la ultraderecha.