La canciller de Alemania Ángela Merkel ha dado a comprender precisamente que si el presidente de Turquía Redzhep Erdogan introduce la pena de muerte, las negociaciones sobre la pertenencia del país a la CE serán detenidas.

Merke ha declarado que sigue «una posición de prudencia» de cara a las relacionesentre la Unión Europea y Turquía, y cree que Bruselas y Ankara no deben volverse las espaldas el uno al otro.

Además la tarea de abrir más nuevas negociaciones con Turquía sobre la pertenencia a la CE no vale la pena ahora mismo, ha subrayado la canciller de Alemania, pues posiblemente Ankara instaure la pena de muerte dándose por concluido tales diálogos.

Recordemos, Erdogan hablaba ya que Turquía no estará eternamente cerca de «la puerta de Europa» y está lista a negarse a las negociaciones para poder entrar en la CE. Todo en base a si se conserva el crecimiento de «la islamofobia y la hostilidad» por parte de algunos estados miembros de la CE.

Anotemos también que la pena de muerte, que hasta ahora se conserva en los Estados Unidos, a Ángela Merkel aparentemente no le choca.

Fuente