El 29 de abril, Corea del Norte realizó el ensayo de un misil balístico de origen desconocido. Expertos estadounidenses alertan que podría tratarse de un misil capaz de destruir portaviones, informa The Daily Caller.

Actualmente, los especialistas en materia militar de EEUU y Corea del Sur están tratando de averiguar qué tipo de misil acaba de ensayar Pyongyang. Los expertos en Seúl consideran que se trata del cohete de combustible sólido y de medio alcance KN-15 (Pukguksong-2) o de una versión modificada del misil Scud-ER. También se baraja la versión de que el misil ensayado por Corea del Norte era el cohete Pukguksong-3.

No obstante, los expertos de EEUU, como el periodista de Fox News, Lucas Tomlinson, consideran que actualmente Corea del Norte está probando un nuevo mísil antibuque de medio alcance. Este cohete, diseñado especialmente para bombardear naves de gran tamaño, se conoce con el nombre de KN-17. Es la razón por la que han empezado a circular rumores de que Pyongyang está probando a un «asesino de portaviones».

Estas alegaciones se alimentan con el hecho de que el 9 de abril, Washington dirigió hacia las costas de la península de Corea un grupo aeronaval liderado por el portaviones USS Carl Vinson, destaca el periódico ruso Rossiyskaya Gazeta.

Actualmente, Corea del Norte necesita de potentes misiles antibuques con los que pueda amenazar a los portaviones estadounidenses. No obstante, las autoridades norcoreanas declararon que amenazar a los portaviones no era su único objetivo.

«La meta principal de nuestras tropas de misiles estratégicos es la posibilidad de impactar con ojivas nucleares el territorio continental de EEUU», informa el artículo publicado por el periódico norcoreano Rodong Sinmun.

El medio subraya también que actualmente Corea del Norte cuenta con misiles intercontinentales capaces de alcanzar el territorio de EEUU y estos misiles fueron presentados durante el desfile militar que se celebró en Pyongyang el pasado 15 de abril.

Aunque muchos expertos dudan de las posibilidades de Corea del Norte, todos admiten que el país asiático ha hecho un gran avance en esta esfera y que podría poseer misiles balísticos intercontinentales en los próximos tres o cinco años. Es la razón por la que Washington está buscando ejercer todo tipo de presión sobre Pyongyang para impedirle conseguir estos misiles.

El lanzamiento de este desconocido misil fue realizado por parte de Corea del Norte a las 5.30 de la mañana (hora local), desde una localidad situada en la provincia de Pyongan del Sur.

El misil voló en dirección noreste a un ángulo de 49 grados y acabó explotando tras pasar dos minutos en el aire. En un periodo tan corto, el proyectil logró subir a una altura de 71 kilómetros. Después de la explosión, sus restos cayeron sobre las aguas del mar de Japón (mar del Este).