La República Socialista de Vietnamcelebra hoy el aniversario 42 de la Liberación del Sur y la Reunificación Nacional, acontecimientos que abrieron una etapa de desarrollo socioeconómico a partir de las ruinas de la guerra lanzada por la mayor potencia del mundo.

La efeméride recuerda la victoria de las fuerzas patrióticas sobre los invasores consumada el 30 de abril de 1975, de la que el mundo conoció mediante las imágenes del tanque 390 cuando derribaba la puerta del Palacio de la Independencia en la entonces Saigón y la huida de los derrotados.

Llegó así el fin de una larga lucha -primero contra los franceses y luego contra el imperialismo estadounidense- y a la vez el nacimiento del Vietnam totalmente independiente y reunificado, una hazaña festejada en casi todos los rincones del orbe.

Entonces, a partir de la nada y en medio de un bloqueo impuesto por Washington hasta 1994, comenzó la nación a levantarse, a un ritmo que, algo más de cuatro décadas después, sigue llamando la atención de hasta quienes en un momento fueron sus enemigos, aun cuando las secuelas de la guerra todavía están por desaparecer y cuya eliminación deviene una tarea que consume tiempo y recursos al Gobierno y pueblo vietnamitas.

Incluso así, el país acumula logros indiscutibles: pasó a integrar el grupo de los de ingreso medio, la economía registra tasas de crecimiento como pocas y muchos de los indicadores socioeconómicos se corresponden con metas fijadas por la ONU, todo lo cual en buena medida resultó del proceso de renovación (Doi Moi) emprendido en 1986.

Ciudad Ho Chi Minh -la otrora Saigón- sirve para ilustrar los avances. Su producción de bienes y servicios aumentó más del ocho por ciento el año pasado, cuando recibió inversión extranjera directa por valor de tres mil 700 millones de dólares.

Mientras, el papel del país en el escenario global es cada vez más activo y reconocido.

De ese último cabe recordar que mantiene relaciones diplomáticas con prácticamente todos los estados, en tanto pertenece a organizaciones regionales como la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático, las agencias de la ONU y otras entidades internacionales.

Muestra de ello es que las autoridades están ocupadas actualmente en las tareas del Año del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), cuya cumbre acogerá en noviembre próximo la central ciudad de Da Nang, donde coincidirán líderes de las 21 economías de ese boque.

Hoy las metas de continuar avanzando hacia la industrialización, modernización, incluido un nuevo modelo de desarrollo rural y la integración internacional, constituyen indicadores del progreso de esta nación desde 1975.

Válido conmemorar la efeméride con múltiples actividades, como las que se reportan desde hace días, entre otras, exposiciones fotográficas en diferentes localidades, la proyección de materiales fílmicos y la entrega del título de Madre Heroica a decenas de mujeres.

Con ese fin también altos dirigentes se trasladan a diversos territorios, como lo hizo el pasado viernes la titular de la Asamblea Nacional, Nguyen Thi Kim Ngan, a la ciudad de Can Tho, en la región del Delta del Mekong, donde participó en una ceremonia por esta fecha que honra a quienes lucharon por liberar y reunificar a Vietnam, guiados por el pensamiento del presidente Ho Chi Minh.