Las agencias de noticias citando a una fuente militar-diplomática informaron hoy sobre una nueva provocación en Siria. Es la puesta en escena de un ataque supuestamente contra la población civil en la provincia de Idlib.

Para el efecto del impacto era obtener algo como el segundo Jan Sheijun: cuando los países occidentales acusaron a Damasco de la utilización de armas químicas.

El rodaje lo realizó la llamada oposición siria junto con los terroristas de Dzhebhat An-Nusra». Según informaciones operativas de inteligencia, en la puesta de escena participó gente de la televisora de «Al Yazeera». El área del escenario-las ruinas de la fábrica de aceite y la torre de transmisión de radio. Los extras contratados, niños locales. Incluso se conoció la suma del contrato. Por 1.000 libras sirias los niños se harán pasar como víctimas de armas químicas. En lugar llegaron los camiones de bomberos y el carro de la ambulancia. Los activistas de los «cascos blancos» acarrearon para participar en masa a los habitantes de los poblados Erich y Yisr al-Shugur. Los terroristas «Dzhebhat-en-Nusra» serian responsables de los efectos especiales. Neumáticos quemados, simulando incendios de las bombas de la aviación que estallan.

Los periodistas iraníes parecen haber encontrado la evidencia de que «cascos blancos» quería maquillar los cuerpos de niños robados de la morgue, para hacer pasar como víctimas de envenenamiento por sarín, y utilizarlos en la grabación El engaño es tan cínico que es difícil de creer en ello. Pero no hay nada que no se pueda descartar.

Es probable, el mismo escenario haya sido probado el 4 de abril en Jan Sheijun. Y funcionó. En Occidente, implícitamente creyeron en «otro crimen del régimen de Assad.» Y Donald Trump ordenó precipitadamente ataques con misiles de crucero contra la base aérea de la Fuerza Aérea Siria.

Es probable que la nueva filmacion de los falsos ataques químicos en las ciudades de Erich y Yisr al-Shugur es concebido para los ingenuos de la audiencia occidental El posible objetivo de provocación es la ruptura de las conversaciones en Astana, donde, como es sabido, se acordó establecer en Siria la delimitación de las zonas con el fin de disolver a las partes en el conflicto-el ejército sirio y la llamada oposición “moderada”. Esto podría conducir a una tregua, pero los terroristas no la necesitan, informa el corresponsal de NTV Román Sobol.

Fuente