La iglesia católica de Ecuador saludó la voluntad de diálogo y búsqueda de consenso nacional que promueve hoy el mandatario electo, Lenín Moreno, quien asumirá la dirección de este país sudamericano el venidero 24 de mayo.

‘Creemos que el presidente Lenín tiene la fuerza para sanar heridas que se abrieron en los últimos tiempos, restaurar la unión en el país, y curar heridas, no mirar más al pasado. El pasado ya quedó atrás’, consideró el líder de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana, monseñor Eugenio Arellano.

Luego de un encuentro entre ambos, en la sede del comando de campaña del gubernamental Movimiento Alianza PAIS, el prelado instó a todos los ciudadanos a mirar hacia el frente, donde a su juicio vienen tiempos y vientos de esperanza.

‘Unidos conseguiremos muchas más cosas. El diálogo es el mayor instrumento que tenemos de reconciliación. No neguemos las oportunidades a nadie para dialogar, no nos dejemos llevar por prejuicios, por imaginaciones, la realidad es mucho más fuerte’, pidió el arzobispo.

Asimismo, estimó que se debe dar espacios en el diálogo a todos los grupos, partidos, iglesias y personas.

Por su parte, Moreno reiteró en su vocación e intención de impulsar una concertación social y el compromiso de liderar una administración orientada a la unidad nacional y a mejorar las condiciones de vida de los sectores más vulnerables.

El encuentro, en el cual participó además el arzobispo de Quito, Monseñor Fausto Travez, fue el primero entre el próximo jefe de estado de Ecuador y el líder de la iglesia católica.

Durante la cita, los representantes de la iglesia felicitaron a Moreno por su elección el pasado 2 de abril, en la segunda vuelta de sufragios presidenciales.