El Gobierno de Venezuela emprenderá acciones ante la usurpación de funciones diplomáticas cometidas por el diputado Julio Borges, quien ejerce ilegalmente la presidencia de la Asamblea Nacional (AN), informó ayer viernes la ministra para Relaciones Exteriores, Delcy Rodríguez.

En su cuenta en Twitter, la Canciller venezolana indicó que Borges-electo presidente de la Asamblea Nacional mientras esa instancia está en desacato de órdenes judiciales-persiste en promover en un plan de intervención extranjera contra el país con la alianza de Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), instancia de la cual Venezuela comenzó su retiro.

La decisión se tomó tras un año de acciones destinada a activar la Carta Democrática contra Venezuela, sin que existiera efectivamente la ruptura del hilo constitucional en el país.


“Retirarse de la OEA es un derecho soberano de Venezuela, que compete exclusivamente al Presidente Nicolás Maduro conforme a sus competencias”, recordó la vocera diplomática del Estado venezolano.

La alianza entre Borges y el secretario general de la OEA en contra de la nación “solo pretende abonar camino en su plan de intervención de Venezuela. Camarilla al servicio del Imperio”, agregó Rodríguez, al tiempo en que señaló que por este atentado contra la soberanía nacional “Julio Borges responderá ante la justicia venezolana (por) sus desmanes apátridas y acción criminal contra la paz y estabilidad de Venezuela”.