El Canciller saudí, Adel al-Yubeir, anunció el jueves que Estados Unidos ha aumentado la venta de ojivas y misiles guiados de precisión a Arabia Saudí, como parte de su participación en ataques contra Yemen.

Al-Yubeir declaró que el Gobierno del presidente, Donald Trump, ha tomado medidas en el proceso de notificación del Congreso para la venta de ojivas y misiles Paveway a Riad. Se espera que la polémica venta de armas alcance un valor de más de mil millones de dólares, según las fuentes estatales.

En el pasado mes de abril, el gobierno de Trump notificó al Congreso que quería vender cerca de 390 millones de dólares en sistemas de guía de armas a Arabia Saudí. Dichos sistemas, fabricados por Raytheon Co., están diseñados para convertir bombas “mudas” en municiones guiadas de precisión que se supone que golpean a los objetivos con mayor precisión. Un anuncio de la venta de armas nuevas se esperaba el mes pasado, pero las objeciones de algunos miembros del Congreso y grupos de derechos humanos complicaron el asunto.

El apoyo de Washington a Riad en las agresiones contra Yemen, que incluye venta de armas, reabastecimiento aéreo y provisión de inteligencia, ha provocado siempre diversas críticas. El Observatorio de Derechos Humanos (HRW, por sus siglas en inglés) ha identificado en reiteradas ocasiones los restos de armas suministradas por Estados Unidos, como las fabricadas por Raytheon Co., en el lugar del ataque de Riad en Yemen.

Yemen ha sido testigo de ataques aéreos de la coalición liderada por Arabia Saudí contra Yemen, desde marzo de 2015, los que tratan de socavar Ansarolá y restaurar a Mansur Hadi en el poder. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) estimó, en su más reciente informe, que en dos años de guerra en Yemen, 12 mil civiles han muerto. Esta cifra también incluye a los que han perecido por falta de alimentos o agua.