En Rusia, Donbass, Bielorrusia, parte de los países de la ex URSS y en algunos países del mundo se conmemorará el 72° aniversario de la Victoria del Pueblo Soviético sobre los nazi-fascistas en la Gran Guerra Patria. La guerra que inició con la agresión de la Alemania fascista aquel 22 de junio del año 1941 finalizó el 9 de mayo del año 1945 cuando el alto mando de las fuerzas armadas de la Alemania nazi firmó la capitulación incondicional. En la guerra de liberación antifascista murieron alrededor de 27 millones de soviéticos entre civiles y militares, ya sea combatiendo al agresor nazi o siendo asesinados en tiempos de ocupación o en los campos de concentración fascistas donde eran objeto de un trato atroz y cruel.

-22 de Junio del año 1941, la Alemania Fascista invade la URSS-Comunicado del Gobierno Soviético a través de la Radio Moscú.

El frente de la Gran Guerra Patriótica se extendía de norte a sur, desde el Mar de Barents hasta el Mar Negro, es decir desde Pechenga hasta cerca del Caucaso. En este frente, el frente oriental, los nazi-fascistas alemanes y sus lacayos (varios países bajo su ocupación) concentraron el 70% de sus tropas y armamento, bajo la propaganda de la “guerra contra el bolchevismo”, en palabras precisas y sin duda era una guerra militar e ideológica.

-Canción “la Guerra Sagrada» por el Conjunto de Canto y Danza del Ejército Rojo bajo la dirección de Aleksander Aleksandrov, año 1942. Himno de la Gran Guerra Patriótica por excelencia.

Cabe señalar que también hubo traidores, teniendo como punta del iceberg el anticomunismo, entre los más conocidos fueron: Andrey Vlasov, Piotr Krasnov, Andrey Shkuro, Sultan-Girey Klych, Von Pannvits, Stepan Bandera, Román Sukhevich, quienes comandaron y lideraron formaciones fascistas y estuvieron hombro con hombro con los invasores nazis dentro de las creadas unidades especiales de las SS-el ROA (Ejército Ruso de Liberación), el RONA (Ejército Nacional de Liberación Ruso), el Cuerpo de Caballería Cosaca de las SS, grupúsculos de la OUN-UPA (Organización de Nacionalistas Ucranianos-Ejército Insurgente Ucraniano) enlistados en las SS “Galichina”. En los países del báltico y Bielorrusia también hubo agrupaciones de traidores y fascistas locales.

Hay que agregar que dentro de los ejércitos nazi alemanes también habían formaciones de carácter fascista de Europa Occidental que se sumaron a la “cruzada anticomunista”-la División Azul” de España, los fascistas italianos, nazis holandeses, franceses y escandinavos. También la “carne de cañón” que fueron las tropas búlgaras, rumanas y húngaras bajo el mando de títeres de la Alemania nazi en sus países.

El enemigo ocupante fascista disponía además de los recursos naturales de los territorios conquistados bajo su control.

La URSS tenía en su haber, a pesar de que parte de su territorio estaba ocupado por los nazis, recursos humanos y económicos. Todas las áreas de la sociedad de la Unión Soviética se pusieron a disposición del esfuerzo bélico: los obreros en las fábricas, los campesinos en los Koljoses, los mineros en los yacimientos de carbón, cobre y demás minerales, los hombres más jóvenes y las mujeres y estudiantes que quedaban en la retaguardia se ocuparon de la creación del armamento y la munición. La cultura y la intelectualidad tampoco se quedaron atrás-el verso de una canción y de una poesía y la enseñanza eran unas potentes armas para fortalecer la unidad del Pueblo Soviético. Los medios de comunicación de la radio y el cine colocaron de su parte, el unido País Soviético ayudaba en sus puestos correspondientes al Ejército Rojo y la Flota Marina de Guerra para que expulsaran a los invasores y liberaran hasta la última bala y la última gota de sangre a los pueblos bajo el yugo del fascismo.

Las conquistas de la Revolución Socialista de Octubre estaban en juego y el patriotismo y el internacionalismo se hicieron potentes en aquel memorable desfile militar del 7 de noviembre del año 1941 donde las palabras de Iosif Stalin retumbaron al mundo anunciando la futura Victoria sobre los que atentaron e invadieron la tierra Soviética. La conducción de la Unión del Partido Comunista Bolchevique como fuerza motriz del Pueblo y Ejército Soviético fue vital para defender la Patria Socialista y lograr la Victoria sobre el enemigo. Al frente marcharon millón y medio de comunistas, entre ellos decenas de millares de funcionarios dirigentes del partido, del Estado, de los sindicatos y del Komsomol (Juventudes Comunistas). Durante los años de la guerra civil (1918-1921) había en el Ejército Rojo cinco comunistas por cada cien combatientes, en los años de la Gran Guerra Patria fueron trece al principio y veinticinco al final. Además, por cada cien combatientes, había unos veinte komsomoles. Por tanto, casi la mitad de los soldados y oficiales del Ejército Rojo eran comunistas y komsomoles. Lejos de disminuir, aumentó de 1.300.000 en 1941 a 3.000.000 la cantidad de comunistas al final de la guerra. Entre los Héroes de la Unión Soviética, el 74% fueron comunistas, y el 11%, komsomoles.

-Desfile Militar en la Plaza Roja, 7 de Noviembre del año 1941

-Juramento de Los Guerrilleros (Partisanos) Soviéticos en la Gran Guerra Patriótica (1941-1945)

La Victoria del Pueblo Soviético empezó en la defensa heroica de la Fortaleza de Brest en la República Socialista Soviética de Bielorrusia, después en Sebastopol, Smolensk, la heroica resistencia en Leningrado ante un brutal bloqueo y en las puertas de Moscú fue destruido el mito de la “Blitzkrieg” y en Stalingrado la invencibilidad y prestigio de las tropas nazi fascistas, el valor de los heroicos guerrilleros en los bosques de Bryansk, Ucrania y Bielorrusia desbaratando la retaguardia de los invasores. En Kursk fue arrebatada la iniciativa a los alemanes y de ahí el avance imparable liberando Jarkov, Kiev, Minsk, Leningrado, los países del Báltico, la expulsión de los fascistas de los países escandinavos, la liberación del yugo fascista de los países de Europa Oriental y llegando a la mismísima “guarida del lobo” en Berlín, izando el Estandarte Rojo de la hoz y el martillo, el Estandarte de la Victoria y derrotando a la “peste parda” con su capitulación el 9 de Mayo. Los estandartes de los nazi-fascistas fueron arrojados delante del Mausoleo de Vladimir Lenin en aquel memorable Desfile de la Victoria del 24 de junio del año 1945 en la Plaza Roja de Moscú.

-Crónica Soviética de la Batalla de Berlín del director Yuli Raizman

-Orden del Comandante Supremo N°369-a las tropas del Ejército Rojo y la Flota Marina de Guerra el 9 de Mayo del año 1945

La tarea que queda en estos tiempos es mantener la memoria viva de aquellos que cayeron combatiendo o fueron asesinados en las mazmorras del fascismo. En que no quede ninguna duda que su sacrificio no fue en vano. Sin memoria no hay historia, más aún ante fenómenos de revisionismo de la Segunda Guerra Mundial de los países occidentales y en hacer “resucitar” a los zombies de la “peste parda” como suele pasar en la Ucrania bajo la junta de Kiev, en los países del báltico donde se rinde pleitesía a nazis, quienes los invadieron y humillaron, en Polonia donde los nacionalistas se enfrascan en gestos polémicos con los nazi fascistas ucranianos, pero tan amigos en destruir los monumentos y profanar la memoria y el sacrificio de los soldados soviéticos.

-El Ejército Rojo iza el Estandarte de La Victoria Sobre el Reichstag

Las fuerzas de izquierda no deben menospreciar el papel de la Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas en la derrota del nazi fascismo, sin esta victoria ante los invasores alemanes no hubieran sido posibles los procesos revolucionarios que se dieron finalizada la Segunda Guerra Mundial.

-Celebraciones del Pueblo Soviético en el Día de la Victoria

-Desfile de la Victoria del 24 de junio del año 1945 en la Plaza Roja de Moscú
Blanco y Negro:


Color:

Cabe mencionar que en la Gran Guerra Patria murieron heroicamente 2 internacionalistas cubanos-Aldo Vivó cayó en combate en defensa de la ciudad de Leningrado en la zona del Nevá en el año 1943 y Enrique Vilar Figueredo, en Furstenau (actual Kmiecin, en Polonia), Prusia Oriental el 30 de enero del año 1945, casi 4 meses antes de la Victoria..

Sin duda hay que agradecer la hazaña del Pueblo Soviético y el 9 de Mayo honraremos la memoria de los 27 millones de soviéticos que se llevó la guerra ya sea dejando un ramo de flores en un monumento instalado sobre una fosa común donde yacen miles de combatientes del Ejército Rojo, en su lugar de trabajo, en su casa, y en su memoria diaria.

Sí, el reto es grande, y lo finalizo con un verso de una canción del cantautor chileno antidictatorial y antipinochetista Jorge Venegas:”QUE LA MEMORIA NUNCA MUERA Y EL OLVIDO NUNCA LLEGUE!»

-Minuto de Silencio Por Los Caídos en la Gran Guerra Patria

Gloria y Memoria Eterna a los caídos por la Libertad e Independencia de la Patria Socialista Soviética!

Isaac Márquez para News Front.