Los choques de los manifestantes contra las fuerzas del Estado han comenzado en el este de París.

Los policías han lanzado gas lacrimógeno después de que la muchedumbre empezara a lanzar botellas. Ante esto los manifestantes se han tenido que desplazar debido a los disparos realizados por las fuerzas del Estado.

En la actualidad la circulación en la zona está cerrado. Los manifestantes gritan consignas contra los fascistas y los capitalistas.