Ramush Haradinaj

Si es nombrado como Primer Ministro de Kósovo Ramush Haradinaj será un paso hacia el camino de la guerra en los Balcanes. Serbia debe tener la posibilidad de responder ante esto.

Lo ocurrido hoy en el parlamento de la no reconocida Kósovo, una moción de confianza al gobierno, conforme a la constitución la autoproclamada república reconoce la dimisión automática del albanokosovar Isa Mustafa del gobierno. Tal opinión fue expresada por el director del centro Balcánico para la cooperación internacional, Víctor Kolbanovsky, en relación a la moción de confianza presentada al gobierno de Kósovo a instancias de una serie de partidos opositores, incluso el movimiento ultraradical «Samoopredelene».

Por falta de argumentos ante esta dimisión del gobierno de Isa Mustafa, tal guión se puede explicar solamente por la presencia de instrucciones directas por parte de los EEUU en relación a la aceleración del proyecto una «Gran Albania». El posible nombramiento como primer ministro de Kósovo del criminal de guerra Ramush Haradinaj significará una coordinación del reforzamiento de los planes agresivos albanokosovares, y ante todo con relación a los serbios de Kósovo, Serbia, y Macedonia.

La situación latente de conflicto se puede solucionar de una única forma, establecer un equilibrio en la región por medio del reforzamiento cualitativo del potencial militar por parte de Serbia. Tal reforzamiento debe ocasionar pavor a aquellos que intenten abrir un nuevo conflicto en la región.