En el fondo del mar Báltico fueron hallados dos submarinos soviéticos SCH-406 GSS y SCH-320 de los tiempos de la Gran Guerra Patria, abatidos en 1943.

El equipo ruso de buzos, que participaron en la operación, señala que aún se ven bastante bien los fragmentos del puente de mando y el cuerpo de los aparatos, informa el canal Zvezda.

Los submarinos se encuentran a 45 metros de profundidad. El primer submarino, SCH-320, fue localizado a unos dos kilómetros de la isla de Bolshói Tiuters. Salió de Kronstadt en octubre de 1942. El SCH-406 se encontró a 500 metros del primero. Los dos estallaron a causa de la explosión de minas.

En 1942, los alemanes instalaron una barrera de 6.000 minas entre las islas de Gogland y Bolshói Tiuters a fin de que ningún buque o submarino soviético pudiera entrar en el mar Báltico desde Leningrado.

En los submarinos hay señales de que los marineros quizás trataban de salir de los batiscafos. Unas 40 personas trabajaban en cada sumergible.

Los buzos fijaron en cada submarino ofrendas florales y placas memoriales con la lista de los marineros caídos. Sus nombres y todo lo sucedido se logró aclarar gracias a los archivos.