Las fuerzas de seguridad iraquíes capturaron con vida a un influyente yihadista del grupo terrorista ISIS mientras continúa la campaña militar para recuperar la ciudad norteña de Mosul.

Aideen Ramadan Fakher, un combatiente somalí del Estado Islámico, admitió haber matado al menos a 30 cadetes en la masacre de 2015 en Speicher.

En junio de 2014, el Estado Islámico lanzó una ofensiva contra el Camp Speicher en Tikrit, matando al menos a 1.566 cadetes iraquíes de la Fuerza Aérea en una de las mas atroces matanzas perpetradas por el grupo terrorista.